My Crepe prevé cerrar el año con 10 establecimientos franquiciados

La enseña, que se encuentra en manos de la segunda generación familiar, ha fijado en 38.000 euros la inversión inicial necesaria para franquiciar un local con su marca. Dentro de esta inversión, la cadena ofrece al franquiciado un servicio “llave en mano” que le permitirá centrarse en formarse como gestor de un modelo de negocio de estas características, despreocupándose de todos los aspectos relacionados con el equipamiento y acondicionamiento del local.

Los establecimientos han de ubicarse en poblaciones superiores a los 25.000 habitantes y han de tener unas dimensiones de al menos 30 metros cuadrados en una buena zona comercial.