Neovinum Catas, cursos y enoturismo elitista

Neovinum nace para dar respuesta a las inquitudes de un público elitista que, afirma Ester Rico, promotora y directora técnica del proyecto, en el hotel demostraba su interés por el mundo de los caldos: ¿Con quién tengo que ponerme en contacto para ir a una bodega?¿Dónde puedo aprender a catar?,… “Se nota que cada vez hay más cultura del vino, la gente viaja, quiere conocer,…”.

Después de plasmar los primeros flashes en papel y con un intervalo de por medio en el que Ester Rico fue mamá, llegaba el momento de concretar, de poner en marcha “un concepto sólido, aunque esté basado en líquidos”, explica Rico. Pronto se dieron cuenta de que necesitarían apoyos y recurrieron a las primeras espadas del panorama madrileño: María José Huertas, de La Terraza del Casino; Gema Vela Humanes, del Castellana 179; Pilar Rodríguez Galve, del Urrechu; Mª José Jurado, de Alboroque; y Mónica Fernández, de 99 Sushi bar.

Un proyecto cien por cien femenino, aunque abierto a la entrada de varones, puntualiza Rico. Las razones a las que alude la sumiller del Intercontinental: “Pensamos en los cinco o seis mejores sumilleres de Madrid y casualmente en los mejores sitios estamos mujeres. Entonces, por qué no aprovecharnos de nuestra imagen, nuestro nombre, los sitios donde trabajamos y la experiencia que nos da el día a día”. Y a continuación explica que habrá actividades que ellas tengan que delegar en especialistas como el curso programado para el Instituto de Empresa de Aperitivos de Europa, que recorre los distintos países a través de sus bebidas: vermuth, anisados, oportos, manzanillas,… Será impartido por un barman. Hombre, cabe mencionar.

Flexibilidad
A partir de todo ese bagaje, cada una empezó a desarrollar temarios. “A cada una de las sumilleres miembros le preguntamos en qué era especialista y a partir de ahí hemos trabajado”. De este modo han surgido propuestas como la cata de vinos generosos relacionados con los palos del flamenco, el curso que habla cómo afectan las distintas condiciones climatológicas a una misma uva o la simulación de aromas entre perfumes y vinos. Sin embargo, la oferta no está ni mucho menos cerrada, como aclara Rico: “Lanzamos la propuesta y el cliente la puede modificar (…) Si mañana llega un empresario o un futbolista y me pide un curso de cata para sus amigos, lo podemos hacer en un teatro, en una galería de arte, en un jardín, en una tienda de vinos, en la playa,… en sitios superexclusivos y superespeciales. Vamos a adaptarnos al presupuesto y a lo que quieran nuestros clientes”. Lo que sí deja claro la cofundadora – junto a Gómez Campoy – es que no pretenden hacer tilín a las masas. “Queremos hacer cosas bonitas, bien hechas,… piensa que el perfil de nuestro cliente en el restaurante es de nivel social alto y trabajaremos siento un poco elitistas. Al final el mundo del vino está ligado al placer y al lujo y nosotras queremos darles exclusividad a nuestro clientes”. Ester Rico ya nombra unas cuantas corporaciones para las que están proyectando o realizando cursos y catas: American Express, El Corte Inglés, los antiguos alumnos del Instituto de Empresa,…

A pesar de que acaba de nacer, Neovinum también ha organizado viajes a bodegas a la medida del contratante. Por el momento ya tienen un acuerdo con Pago del Vicario. l
http://neovinum.blogspot.com
Elia García