“No podemos bajar nuestros estándares bajo ningún concepto”

¿Cómo está afectando la crisis al sector? Todavía no disponemos de datos concretos, estamos trabajando en ello conjuntamente con los organismos competentes en esta materia, pero por la información que recibimos de algunos de nuestros 4.500 asociados parece que ya se está notando una cierta retracción en el uso de servicios de bar, cafetería y restaurante.
¿Quiénes están sufriendo más esta coyuntura económica actual de contención de gastos, los bares, restaurantes de menú o los restaurantes de carta?
Insisto, todavía no tenemos cómputos concretos, pero por la información no reglada que manejamos, los restaurantes de carta son los que parecen estar sufriendo más directamente la recesión. Los clientes comparten platos y postres, eliminan los extras como el café o las copas, etc.… Los establecimientos de menús y los que normalmente atienden ejecutivos que consumen a cuenta de la empresa, también se están resintiendo de la situación. Como contrapartida, los negocios con ofertas más económicas, tipo bocadillos o comida rápida están registrando incrementos en sus cajas.

Esta situación evidencia cual está siendo el comportamiento del consumidor, que si bien en el primer trimestre del año no modificó sus hábitos, si lo ha empezado ha hacer desde esa fecha. Aún y así, a los barceloneses les gusta comer o cenar fuera de casa y no quieren renunciar a ello, por lo que de momento los establecimientos de restauración de la ciudad están sufriendo menos la recesión que en otros puntos de España, incluso de la propia Cataluña.
¿Son más los que han dejado de comer fuera de casa o los que piden ahora con más cautela?
Ambos casos conviven en el día a día de nuestros establecimientos. Se ha reducido el número de comidas fuera de casa – ahora hay clientes habituales de mediodía que alternan su visita al bar restaurante con la fiambrera en el trabajo- y los que utilizan nuestros servicios demuestran más cautela en el momento de pedir sus consumiciones. En cualquier caso el volumen global de clientes no ha caído de forma resaltable. Casi me atrevo a decir que se mantiene sin grandes variaciones e incluso que crece en restaurantes con ticket medio por debajo de los 30 €.

A consecuencia de la crisis empieza a reaparecer el fenómeno del pluriempleo. Mucha gente busca en la hostelería su complemento salarial. ¿Cómo afronta este hecho el sector? ¿Qué consecuencias puede tener?
La restauración es y será siempre un sector de acogida de profesionales, que a consecuencia de las fluctuaciones del entorno económico y laboral de determinados momentos recurren a nosotros para cubrir sus necesidades de empleo.

Es lógico pues, que en un momento como en el que nos encontramos, con excedentes de trabajadores en algunos sectores, estos se muevan y dirijan hacia aquellos que todavía podemos ofrecer trabajo, más cuando encima podemos ofrecer una gran variedad de horarios y jornadas, completa, parcial, fines de semana…
Para nosotros poder contar con más mano de obra es algo positivo. La cuestión es, sin embargo, que a consecuencia de la exigencia de calidad de servicio por parte de nuestros clientes, necesitamos profesionales debidamente formados y con experiencia y por ello no podemos contratar a cualquiera. He aquí, por ejemplo, que de forma repetitiva en muchos anuncios de ofertas de aparezca la coletilla, “se necesita camarero con experiencia”,. No es un capricho, nuestros clientes así nos lo exigen.
¿Cómo debe afrontar el hostelero esta situación de recesión?
Con profesionalidad y ofreciendo calidad tanto de producto como de servicio. No podemos bajar nuestros estándares bajo ningún concepto. En este sentido, una buena opción puede ser analizar los resultados de nuestro negocio y buscar mejoras en la reducción de costes, sin que estos, insisto, vayan en detrimento de un buen servicio y producto.
¿Cuáles son las expectativas de ahora a final de año?
En la ciudad de Barcelona se prevé una reducción media en nuestra actividad del 5%. En algunos casos de restaurantes de carta, este porcentaje creemos que puede alcalzar hasta un 20%. Esta situación se puede agravar con el proximo cumplimiento de la moratoria de la Ley de Arrendamientos Urbanos que permitirá a los propietarios de locales comerciales con rentas bajas, fijar nuevos alquileres a precio de mercado.

Personalmente, desde diferentes foros y responsabilidades, he denunciado la situación que se va producir. Muchos empresarios autónomos pueden quedar sin opción de mantener sus empresas y esto es un grave problema que si lo añadimos al actual entorno económico puede llevar a situaciones ciertamente dramáticas.
¿Cuáles son los planes más inmediatos del Gremi?
Seguir fidelizando a nuestros actuales 4.500 asociados, captar de nuevos y mejorar en la oferta de servicios, para ayudarles a ser más eficientes Por otro lado seguir siendo los interlocutores únicos con los organismos oficiales de forma que se valore nuestra opinión y se respeten nuestras necesidades, para mejora de nuestras empresas, que redundará a mejorar la calidad de la ciudad de Barcelona.l