“Nuestro objetivo es tener pequeñas embajadas Torres en lugares emblemáticos y en diferentes capitales europeas”

EEl paseo de Gràcia barcelonés sigue latiendo al ritmo del lujo, la sofisticación y la vanguardia. Y lo hace gracias al desembarco de grandes firmas de moda y de fuertes apuestas de restauración. La última viene de la mano de la popular y prestigiosa Bodega Torres.

Se trata de una vinoteca con capacidad para sesenta comensales, emplazada en el número 78 del paseo de Gràcia. En el local, de diseño moderno y actual, se pueden degustar más de medio centenar de caldos distintos de la conocida casa de vinos, acompañados o no, por tapas y medias raciones. Para este proyecto, que pretende ser el “buque insignia” del grupo, se ha contado con la colaboración del Grupo Sagardi, encargado de la cocina. De hecho, es el cocinero Manel Jiménez, chef del restaurante Kresala a la vez que de todo el Grupo Sagardi, el encargado de diseñar la carta de La Vinoteca Torres, una minuta llena de color y distintas posibilidades. Desde tapas de alto nivel hasta productos de capricho (jamones, embutidos, ahumados, quesos…) y distintos platos de inspiración tradicional pero puestos al día.

Con la moderna Vinoteca Torres se rememora los inicios de la firma. Todo empezó en 1855 cuando Jaime Torres dejó el Penedés y viajó a Cuba. En una larga mesa servía vinos y productos catalanes a sus nostálgicos compatriotas. Años más tarde, en el 1870, regresó a Cataluña y fundó la firma vitivinícola, que hoy exporta a más de 140 países.

De esta forma, Miguel Torres Maczassek, quinta generación de la empresa familiar, homenajea a su tatarabuelo con una actualización de aquella primitiva idea de reunir a amigos alrededor de una larga mesa con vinos, pero lo hace con una auténtica “boutique de vinos”.
¿Cómo y desde cuándo nace este nuevo proyecto enogastronómico?
La división de Vinotecas-restaurantes nació en el año 2005, aunque con la apertura del local de paseo de Gràcia tenemos nuestra verdadero “flag ship store”.  De todas formas en Torres siempre hemos tenido la inquietud de aproximarnos al consumidor, puesto que de esta forma creemos que podemos percibir mejor las tendencias, entender mejor las necesidades y poder comunicar mejor con él. Además, este último punto de comunicación es muy importante ya que tenemos mucho que explicar, especialmente de todos aquellos vinos Torres de prestigio que hoy todavía pocos consumidores conocen. En las vinotecas Torres se pueden degustar todos los productos a copas, desde los más populares hasta los más prestigiosos, y el consumidor puede recabar el máximo de información tanto de Torres como del mundo del vino.
 ¿Ha sido complicado hallar la ubicación del local? ¿Era exactamente la buscada desde un principio?
 Sí. Estuvimos buscando una localización durante más de un año. Al final creemos que hemos localizado el lugar ideal para poder abrir esta pequeña embajada Torres, en el corazón de Barcelona.  
¿Cree que una oferta de este tipo encaja bien en una zona en la que habían ido proliferando hasta ahora los fast food y cafeterías?
La verdad es que sí. Paseo de Gràcia tiene una gran diversidad de oferta gastronómica y, por tanto, era como reforzar la alta gastronomía en un lugar de diseño… Creo que ha sido conveniente. Además, hacerlo de la mano del vino, donde puedes degustar platos extraordinarios a medias raciones, maridando cada uno de ellos con una copa diferente de vino… ¡Es una experiencia única!
 ¿Por qué se ha pensado -y finalmente elegido- en el grupo Sagardi para la oferta gastronómica?
Un proyecto de esta envergadura requiere un equipo de restauración muy profesional. Nos hemos dado cuenta que tanto Torres como Sagardi estaban buscando temas parecidos y cuando nos encontramos vimos inmediatamente que lo podríamos hacer juntos. Un proyecto de este tipo requiere tres condiciones para que salga bien: pasión por el vino, pasión por la gastronomía de calidad y confianza. En nuestro caso podemos decir que se dan las tres condiciones a la perfección.
 ¿Tienen previsto abrir más establecimientos de este tipo en Barcelona u otras capitales españolas?
Nuestra idea de expansión es modesta pero muy clara. No queremos abrir vinotecas-restaurantes en cada esquina, no es una cadena, ni una franquicia, sino todo lo contrario. Nuestro objetivo es tener pequeñas embajadas Torres en lugares emblemáticos y en diferentes capitales europeas, pero no más de una por ciudad.
¿Continuará la relación con Sagardi en otros establecimientos?
Estamos seguros que la relación con Sagardi ha sido el principio de una gran amistad, relación continuada y tiene vocación de largo plazo.l I.A.

Las “entrañas” de la Vinoteca Torres

El diseño de la cocina de la Vinoteca Torres ha corrido a cargo de los responsables del grupo Sagardi, quienes han confiado en las máquinas del grupo Frau Foodservice-Enodis. Así, el corazón del flamante Vinoteca Torres del Paseo de Gracia de Barcelona está compuesto por una espléndida cocina monobloc Technyform -de 2.650 x1.100 x 850 mm-, que cuenta con 2 freidoras Frymaster (cada una de ellas con dos cestos), 1 plancha y 4 fuegos. Además, se ha completado con un horno mixto Convotherm OGS 6.10 (a gas), equipado con el sistema de lavado automático Convoclean.

Asimismo, se ha completado con otras máquinas necesarias para el ajetreo diario de un local tan innovador.