Nueva cerveza Alhambra Reserva Roja

Alhambra Reserva Roja

Cervezas Alhambra lanza al mercado su nueva referencia Alhambra Reserva Roja, una cerveza extra intensa, inspirada en las recetas de estilo ‘bock tradicional’.

Con esta incorporación, Cervezas Alhambra sigue creciendo en el segmento de especialidades, reforzando el valor añadido de su pilar ‘Reserva’ con dos variedades: Alhambra Reserva 1925 y Alhambra Reserva Roja.

Esta es la razón por la que en esta nueva propuesta han querido mantenerse ciertos elementos inalterables que la vinculan directamente con la 1925, como su icónica botella, cuya imagen proyecta los valores que construyen el mundo de Cervezas Alhambra: la pasión por la elaboración cuidada, el saber hacer en cervezas de calidad, el espíritu artesanal y el carácter envolvente y mágico que rodea a estas cervezas, derivado de su origen granadino.

Alhambra Reserva Roja está pensada para momentos especiales en los que la cerveza es protagonista y como maridaje junto a una propuesta gastronómica de valor; además, es igualmente adecuada para consumir en momentos de noche por su complejidad y graduación (7,2º).

Aunque puede tomarse desde la botella, es una cerveza hecha para servir en copa y apreciar su color rojizo, que recuerda de primeras a una ‘bock tradicional’, aunque en boca sorprende su sabor, mucho más suave y sedoso de lo esperado, lleno de delicados matices.

Cuenta con un característico color rojizo, propio de las cervezas centroeuropeas, aunque su proceso de producción se adapta al sistema de fermentación ‘lager’, lo que da lugar a un líquido más ligero e idóneo para el clima más caluroso que se respira en la ciudad de Granada, y en general, más adaptado a una cerveza española.

En ese sentido, se podría decir que Alhambra Reserva Roja es una reinterpretación de la tradición centroeuropea desde el carácter único español, con un equilibrio perfecto entre la intensidad y la sutileza.

Una Alhambra Reserva Roja requiere de tiempo y calma. Su misterioso color rojizo hace pensar en una cerveza con un punto extra de intensidad y graduación. Con el primer trago se percibe su intenso sabor. Un segundo trago nos muestra una cerveza potente y voluptuosa, tras la que aparecen sabores de cereal tostado dulce, un toque de fruta blanca madura y el contrapunto amargo del lúpulo. Tras disfrutar de su sabor, persisten en el paladar notas de cereal con un agradable toque amargo.