Nuevos retos para Alimentaria

Esta Alimentaria estrena recinto y ¡qué recinto! Con más transporte público, mejores comunicaciones y toda la exposición bajo el mismo techo.

Se acabaron los tópicos menos uno, que parece que va a serlo también: la crisis, económica, sectorial (fruto del empuje de las marcas blancas), de identidad como herramienta comercial y de marketing… Pero, aquí está Alimentaria de nuevo.

No cabe duda de que, al final de la primera década del siglo XXI, los objetivos de esta magna plataforma comercial, no son los mismos que cuando se fundó. Hoy posee un talante muy internacional y sus protagonistas ya no vienen a ver qué pasa o a hacer relaciones públicas.

Es un evento donde el negocio está a flor de piel y, como tal, coadyuva a reactivar maltrechas posiciones en el mercado y a abrir nuevos horizontes a quienes precisan de ellos, conforme nuevos retos queden planteados para la próxima convocatoria.