Nurielle abrirá 25 locales este año

Desde que los empresarios Ángel Sierra y Mónica Cordavias decidieran emprender este negocio, Nurielle no ha parado de crecer. A día de hoy, gestiona diez locales en puntos estratégicos de Madrid y afirma que la clave de esta expansión reside, además de en la variedad de su carta, en el modelo de franquicia. Así, el director de expansión de Nurielle, Oswaldo Herrero, ha confirmado que su objetivo para este año es abrir un mínimo de 25 locales nuevos, además de los diez con los que cuenta actualmente la compañía, y ofrecer un servicio de catering con productos innovadores de máxima calidad.

Gracias a sus buenos resultados, la empresa decidió expandirse inaugurando una decena de establecimientos propios en Madrid y comenzando su andadura en el mundo de la franquicia. En las Calles Hortaleza, Toledo, Corazón de María, Raimundo Fernández Villaverde, Narváez, Alcalá, Juan Bravo y los centros comerciales de Parquesur (Leganés) y Equinoccio (Majadahonda) se encuentran algunos de estos establecimientos, ubicados en zonas de gran visibilidad y afluencia de gente.

Por otra parte, una de las características de las franquicias Nurielle es que se conciben con el objetivo de crear un negocio homogéneo a partir de locales con una misma identidad, de unos 150 metros cuadrados y con características similares: desde los muebles y la decoración, hasta las tazas y los productos de su carta. Además, el perfil de los franquiciados es muy importante, puesto que la empresa requiere personal involucrado y entusiasta con la que mantener un contacto asiduo y establecer fuertes vínculos.

La oferta de Nurielle
Una parte esencial del negocio de Nurielle es el diseño, por lo que han invertido una gran cantidad de tiempo y recursos con el fin de conseguir una moderna decoración que acompañe perfectamente la oferta de la carta, acogiendo a los clientes en un ambiente moderno, cálido y distendido. Pero, sin duda, el pilar donde se sustenta ese éxito es la oferta: la cafetería Nurielle ofrece cuatro líneas distintas de productos perfectamente complementados en un espacio sofisticado y cosmopolita, combinando productos tradicionales que se presentan de forma moderna. Además, cuenta con un equipo de reposteros que renuevan la oferta culinaria casi a diario, algo que les distingue del resto de establecimientos de restauración.

En su carta se combinan desde helados artesanos, dulces tradicionales y cócteles internacionales, hasta una gran variedad de salados, cafés y tés. Ésta es una de las claves de su éxito, ya que se ha propuesto ofrecer una variada gama de productos a sus clientes para no caer en el clásico concepto de cafetería simple, sino abarcar también la heladería, confitería y coctelería.

Además, han querido renovarse para afrontar la crisis con una propuesta de nuevos productos como pizzería artesana, crepería, gofres, o perritos calientes, para diferenciarse por su innovación, calidad, diseño y precio, y se han propuesto habilitar una zona para niños con castillos de bolas y ofrecer promociones diferentes cada mes. JElena Riera