Objetivo, Estados Unidos

Durante los primeros días de noviembre se desarrolla en Napa Valley (California) el mayor evento culinario que se lleva a cabo cada año en Estados Unidos. Se trata de una fiesta denominada Worlds of Flavor, a la que anualmente se invita a lo más representativo de la cocina mundial. Pues bien, en 2006 se dedica de forma monográfica a España. Cerca de medio centenar magníficos cocineros españoles son los responsables de trasmitir durante tres días sus conocimientos y las virtudes y bondades de los productos con los que laboran a diario.

La nutrida representación ibérica está liderada por el Icex y las comunidades autónomas, encargados de poner al norte de San Francisco los elementos con los que se construye la cocina española actual. Como punta de lanza del grupo de cocineros se encuentran José Andrés y Ferran Adrià, dos embajadores de lujo –sin hacer de menos a nadie- para una empresa compleja: intentar posicionar la cocina y los productos españoles a la altura de otros como franceses e italianos -a los que no tenemos nada que envidiar- en el inmenso mercado estadounidense.

Tras Napa Valley, una parte de la armada española seguirá a José Andrés hasta Washington, donde el genial cocinero posee cinco restaurantes y ha organizado nuevos actos de promoción de productos. Más adelante, también este mismo mes, algunos intrépidos se acercarán hasta San Antonio para rematar la campaña.

El objetivo es posicionar nuestros productos en el mercado norteamericano, y esta vez sí está toda la carne en el asador.