Obrigado

Nos llevamos algún que otro disgusto y muchas desilusiones; recuperamos a algunos desinformados y salimos adelante, vuelvo a repetir, gracias a los lectores y a los anunciantes que confiaron en un proyecto profesional.

Unos y otros nos han mostrado su solidaridad con algunas líneas de adhesión ante la efeméride: ciento cincuenta números en sus despachos; saliendo cada quince días, casi todos los meses. Y me atrevo a extractar de sus manifestaciones algunos párrafos de sincero apoyo. Sobre todo de los que nos leen desde 2003.

Así, por ejemplo, Enrique Ordóñez, hoy en Clece, destaca que somos un “referente en materia informativa entre la profesión, pese a que reconoce que dudaba, cuando salimos, de nuestra permanencia y continuidad”. Sobre ésta, Lluis Roca de Lantmannen, que ha confiado en la revista, como lo ha hecho desde su inicio también Francesc Enrich desde Duni, para el lanzamiento de nuevos productos, nos pide “nuevas fórmulas para perpetuarnos en informar” sobre lo que tanto valora Oscar Vela, antaño en Lizarrán y hoy en Areas: “Los cambios en el sector, sus vías de crecimiento y diversificación”.

La revista también se hizo eco desde el principio de la causa distributiva en foodservice y arrancamos con un sueño: tener en España un genuino Sysco. Y hemos apoyado todos los proyectos que tenían un distribuidor como abanderado. De eso sabe David Martínez Fontano, hoy en Makro y que nos reconforta con palabras de aliento, tales como cuando dice que “hemos contribuido a ayudar a quienes se han tomado en serio la labor de profesionalizar este mercado, dando a conocer los proyectos innovadores que han emprendido, así como con los reportajes sobre el tamaño del mercado, la importancia de la innovación, la necesidad de mejorar la imagen y en qué consiste la profesionalización”, reconociendo que, al menos tiene siempre “media hora, para abrir las páginas de nuestra edición quincenal”.

También en lo que concierne a logística y distribución gozamos de la confianza de Conway, pues uno de los miembros de su equipo de dirección, Inmaculada Castillo, tiene la gentileza de puntualizar que nos lee desde el número 1 “por sus contenidos formativos e informativos: desde las tendencias del sector, las nuevas enseñas, análisis de operadores, nuevos productos y servicios que las diferentes marcas lanzan al mercado, así como los artículos sobre temas legislativos, formativos o relacionados con la salud y seguridad laboral. También nos permite conocer qué está sucediendo en los mercados europeos. Para nosotros es una referencia básica a la hora de obtener datos del mercado de la restauración”.

Cúmulo de noticias que ha tenido siempre a la innovación con preferente tratamiento. Y así lo destaca Xavier Torrents, que desde el Departamento de Hostelería Técnica de Areas, señala que para el desarrollo de procesos de innovación, que suponen el core de su actividad y la de su equipo, “los ciento cincuenta números de la revista han jugado un papel fundamental: desde la identificación de nuevas oportunidades, la generación de nuevas ideas, hasta la transformación efectiva en nuevos productos, servicios y estrategias para el futuro del negocio de la restauración, que para muchos es también su oficio”.

Pequeña gran muestra de que la profesión, nos quiere.

Y ahora pasamos al otro significado de Obrigado: el compromiso, la obligación… Sí, porque en otros sectores, incluso en el de la hostelería, con lo que está pasando, habría para bajar los brazos y perder el liderazgo. Algo que se ha ganado a pulso y a la que no se va renunciar, por mucho que el cambio tecnológico vaya a dejar al papel en terreno secundario.

Posición que nos obliga y compromete a mejorar la publicación desde ya mismo. Sin esperar, por ejemplo a que pase el ciclón de Alimentaria, el cual aprovechará éste su servidor, para desaparecer de esta sección y de esta página; cosa que, para aquellos que han leído los 150 números, no será novedad, puesto que siempre sirve para volver, si cabe, con más fuerza.

Obrigado, a todos.