Ocho cocineras crean un menú en el Día de la mujer trabajadora

Madrid
Ocho cocineras elaboraron un menú degustación el pasado 8 de marzo, Día de la mujer trabajadora, para el restaurante Alboroque (Madrid), como una forma de reconocer la aportación femenina a la cultura culinaria española. Durante toda la jornada, este menú exclusivo estuvo a disposición del público, a un precio de 88 euros, en el establecimiento que capitanea el cocinero Andrés Madrigal.

Las protagonistas de la iniciativa han sido siete cocineras consagradas que, además, han amadrinado a Conchi Ramírez, joven promesa de la Escuela de hostelería del sur de Madrid. Esta Comunidad estuvo representada por Karem Bell, de Memento, quien elaboró Crema de apionabo y castaña con vieira, y la mexicana Rita Sánchez, de la Taquería del Alamillo, que elaboró una quesadilla de hitlacoche y flor de calabaza.

Además, Carmen Delgado, de La Gorda, preparó ceviche de lubina con espuma de leche de tigre y, por último, Rosi García Manso, del laureado Ars Vivendi (Majadahonda), aportando huevo frito sobre timbal de patatas con foie, trufa y queso ahumado, coronado con setas frescas laminadas. Desde el restaurante Estrella del bajo Carrión, en la localidad palentina de Villoldo, llegó la cocinera Pilar Pedrosa y su pichón de la tierra de campos estofado al modo tradicional. Por su lado, Carmen Erdocia mostró con su merluza a la donostiarra el tipo de cocina que se practica en el restaurante Taktika Berri de Barcelona.

Y, por supuesto, estuvo presente la ‘mano derecha’ de Andrés Madrigal en Alboroque, la bilbaína Ana Gamboa, que se ocupó de uno de los postres: fresas al champán. El otro, sopa de chocolate azteca con torrija especiada y helado de vainilla, corrió a cargo de la estudiante de hostelería Conchi Ramírez.

Una quinta parte de los hosteleros de Madrid, son mujeres
Un dieciocho por ciento del total de empresarios de hostelería registrados en la Comunidad de Madrid son mujeres, según datos de La Viña, la Asociación empresarial de hostelería de esta región. No obstante, la voluntad emprendedora de las féminas es más acusada a tenor de los datos del Área de creación de empresas de la Viña, pues a través de esta sección ha atendido a un setenta por ciento de mujeres y un treinta por ciento de hombres.

En cuanto a contratos, el 78 por ciento de los casi doscientos documentos gestionados por La Viña como centro integrado de empleo para hostelería a lo largo de 2006, han correspondido a féminas, frente al 22 por ciento de varones contratados en el sector. Desde este organismo que cuenta con tres mil asociados, recuerdan también que la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2005 refleja que en la Comunidad de Madrid los empleos en Horeca se reparten prácticamente a partes iguales entre mujeres (49,7 por ciento) y hombres (50,3 por ciento). l RN