Oportunidades exitosas

Los encargados de hacerlo fueron Tim Ryan, presidente del CIA; Dieter Stummel, director de Franquicias de Vapiano; y Nahuel Román, responsable de Le Pain Quotidien en España.
Comenzó la disertación Tim Ryan, dando unas pinceladas sobre la institución que preside para después pasar a analizar el mercado del foodservice en EEUU. Un caldo del cultivo idóneo puesto que, aunque las cifras hablan de caidas del orden del 2%, significa el 50% del gasto en comida de los americanos, que realizan 1/3 de las mismas fuera del hogar. Así, el mercado americano se caracteriza por cuatro variables como son los sabores globales (por ventas, la cocina mexicana representa el 33% de los restaurantes, la asiática el 32% y un 26% la mediterránea); preocupación por los valores tradicionales (información del número de calorías en el menú; eliminación de las grasas trans, etc); que aporten valor (variedad en los platos, como las tapas, confort, rapidez y conveniencia); Productos frescos y regionales (productos locales para permitir ahorros en combustibles, por ejemplo, y tendencia cada vez más al alza de productos ecológicos y orgánicos).

Del Viejo Continente
Tras la intervención de Tim Ryan, le llegó el turno a los representantes de las empresas europeas: Vapiano y Le Pain Quotidien.
Dieter Stummel, por Vapiano, trasladó a los asistentes la filosofía de la firma expresada en la frase “los restaurantes son emoción”. Así, el concepto nacía hace siete años en Hamburgo (Alemania), de una experiencia de cocina con amigos, para convertirse en algo más. En la actualidad, Vapiano posee 54 restaurantes y presencia en quince países con un modelo destinado a la gente que sale a comer de forma habitual y basado en productos siempre frescos y cocinados en el día. La estrategia de presentar mesas compartidas y self service, así como su innovador sistema de pago, le ha valido a la enseña su situación actual y unos planes ambiciosos que aspiran a poseer unos 150 restaurantes en el mundo en el año 2011.
Le Pain Quotidien fue representada por Nahuel Román, que desveló cómo la compañía belga había desarrollado su trayectoria y había logrado llevar a cabo su expansión que la ha situado en quince países. Destacó la importancia del equipo humano y manifestó que en algunos casos “el valor del capital humano adquiere aún más fuerza que el de la marca”. De hecho, fue un valor tan humano como el de querer encontrar el pan que a él le gustaba el que propició que Caumont se decidiera a inaugurar el concepto a principios de los noventa que, desde siempre se ha caracterizado por dar un excelente servicio. Además, Le Pain Quotidien, como Vapiano, apuesta por la excelencia en el producto “encontrar lo mejor, que desde nuestro punto de vista, esto es bueno para todos”. l