Outplacement en franquicia

Hace unos meses mundoFranquicia presentaba FQ10, su producto de asesoramiento global para franquiciados especialmente pensado para quienes consideren la posibilidad de autoemplearse. FQ10 contempla un proceso en 10 fases a través de los cuales se aporta al emprendedor la cualificación y el soporte técnico que precisa para adquirir con garantías su nueva condición de franquiciado.

Ahora la firma plantea su propio Programa de Outplacement con la aplicación de este plan de asesoramiento en una ambiciosa e innovadora propuesta de recolocación especialmente dirigida a empresas y corporaciones que ante la actual crisis sanitaria y económica se vean obligadas a reestructurar sus actuales plantillas.

Fórmula de autoempleo

Es la primera vez que la franquicia se integra como fórmula de autoempleo en planes de recolocación para empleados que queden sujetos a planes de reestructuración por expedientes de regulación de empleo, prejubilaciones o incentivos de bajas voluntarias. FQ10 Outplacement constituye una innovación en el ámbito de la franquicia española y una alternativa de recolocación para un alto número de trabajadores que se ven obligados a reenfocar su futuro laboral y su ocupación mediante la apertura de su propio negocio. mundoFranquicia ya trabaja con algunas grandes empresas de muy diversos sectores de actividad (automoción, energía, aseguradoras, alimentación…) en la aplicación de este servicio de outplacement.

Es la propia empresa la que en este caso realiza la contratación de packs consultivos FQ10 para ponerlos a disposición de aquellos de sus trabajadores que consideran opciones de autoempleo por adquisición de derechos de franquicias seleccionadas de forma específica para cada uno de ellos.

En declaraciones de Mariano Alonso, director general de mundoFranquicia, “Por la experiencia que adquirimos en anteriores situaciones de crisis económica, sabemos que el tiempo es un factor clave para el emprendedor y que es importante que este considere desde el primer instante la opción de su autoempleo. Ante la perdida de un trabajo es una reacción lógica por parte del trabajador pretender su recolocación buscando otro empleo a título dependiente pero las circunstancias no siempre lo permiten, lo que puede generar a la larga una situación de desasosiego y de tensión por la consiguiente reducción de fondos disponibles. Con FQ10 pretendemos evitarlo y hacerlo de la mano de las propias empresas lo facilita más aún”.