Paco Torreblanca

Alos doce años es difícil saber lo que quieres. Me mandaron a buscarme la vida y tuve la suerte de estar en una de las mejores casas de Francia”. Tuvo la fortuna de trabajar con Jean Millet y viajar también por toda Europa, aprovechando las vacaciones para aprender. A su regreso a España, se casó y montó junto a su mujer Consuelo su primera tienda de Elda en 1978. La llamó Totel – palabra japonesa que significa el primer rayo de luz que entra entre los árboles – y poseía una elegante y moderna estética para la época. Ahora va a ser remodelada. El alicantino describe cómo será la nueva Totel allá por mayo o junio, cuando terminen las obras que ejecutarán las ideas del arquitecto Tomás Amat: “En una estancia comprarás unos productos, en otra estancia otros, y tendrá pequeñas pantallas de televisión en cada cuarto para que puedas elegir el producto”.

El otro establecimiento Totel de Elda es un salón de té. El obrador que sirve a ambos está en Monóvar, un pueblo cercano.

Una sociedad diferente es la que Paco Torreblanca, con su nombre también como marca, ha creado junto al cocinero Sergi Arola para sus establecimientos madrileños.

Su aterrizaje en la capital, se produjo el año pasado, integrando la confitería en la bocadillería D’E Sergi Arola.

La nueva pastelería, que prevé abrir este mes de diciembre cuenta con un diseño muy especial, obra también de Amat, y en cuya ejecución ha intervenido un taller fallero de Valencia. “Es la cola de un cometa que se va desprendiendo”, adelanta el pastelero. No faltan las vitrinas, los juegos de luces y los colores impactantes. Habrá además un obrador desde el que se servirá a los dos establecimientos de Madrid. Pendientes también quedan varios proyectos en el extranjero, “sobre todo en países árabes”, advierte Torreblanca.

Este confitero realiza además tareas de asesoría y formación a restaurantes, industria, etc… en Gastoel, la consultora que creó junto al cocinero Kristian Lutaud; y algunos de sus pasteles y bombones artesanos pueden degustarse en los vuelos en clase business de Iberia o adquirirse en la tienda Gourmet de El Corte Inglés. En total, el alicantino da empleo con sus empresas a unas setenta personas.

El paraíso de los golosos
A Paco Torreblanca muchos le han denominado el Adriá de la pastelería por su lucidez y su encomiable labor de investigación y creativa a lo largo de su carrera, en la que ahora colabora su hijo Jacob.

Cualquier genialidad puede salir de la cabeza de Paco Torreblanca. Ha inventado postres revolucionarios con especias, regaliz, piña colada,… Una de sus más legendarias creaciones es un postre con chocolate, manzana cocida al vapor con miel y crema de azafrán, que sigue vigente tras veintitantos años de historia. En sus tiendas se pueden encontrar, por poner un caso, más de medio centenar de diferentes variedades de bombones, entre ellos los bombones salados que se utilizan como aperitivo. En estos momentos, según dice, preparan el catálogo primavera-verano, aligerando postres e incentivando el tema de ecológicos. “Estamos investigando nuevos tipos de azúcares, harinas, chocolates muy particulares de Perú, frutas exóticas…”.

Pero más allá de ser un deleite para el paladar, los dulces del alicantino se comen por los ojos. Como buen aficionado al dibujo, la pintura y la escultura, mima cada una de sus asombrosas presentaciones. “La pastelería es un arte efímero. Se hacen por ejemplo, piezas sopladas con azúcar como si fuera vidrio”, expone. Incluso la escultura que aparece en el último catálogo de la firma de decoración Lladró es obra suya. Sin embargo, piensa que en última instancia el sabor está por encima de la estética.(www.torreblanca.net / www.pastereriatotel.com / www.pacotorreblanca.com)

La saga continúa a lo grande
Lo de Jacob Torreblanca, hijo del genial pastelero alicantino, sí es, según su padre, puramente vocacional. “Es un apasionado de su trabajo”. Y luego cuenta orgulloso cómo en el último congreso “Lo Mejor de la Gastronomía” dejo a todos con la boca abierta con una presentación más propia de un prestidigitador que de un profesional de la cocina, elaborando unos bombones que levitaban en el aire. Jacob, nacido en 1981, fue el más joven en ganar el Campeonato de Mejor Maestro Pastelero de España en 2003, un título que su padre posee. También resultó subcampeón del mundo de pastelería en Rimini 2004”. Y a pesar de que en casa tiene tal vez al mejor repostero del mundo, ha recorrido otros obradores en Francia y España. l

Perfil
• Nacido el 5 de febrero de 1951 en Villena (Alicante).
• En 1978 abre su primera pastelería Totel en Elda (Alicante). Actualmente posee dos en esta localidad y un obrador puesto en funcionamiento en 2003.
• Medalla de oro en Maicop 1979 y 1981.
• Medalla de plata en el Concurso internacional de pastelería en Madrid 1982.
• Mejor Maestro artesano pastelero de España 1988.
• Mejor Maestro artesano pastelero de Europa 1990.
• Ganador del mejor postre del año 1999 Relais Dessert.
• Director Escuela europea de pastelería y gastronomía.
• Presidente del Gremio de pastelería de Alicante.
• Fundador de Gastoel junto a Kristian Ludaud, una empresa dedicada a la asesoría y la formación.
• Se encargó de elaborar la tarta nupcial de los Príncipes de Asturias.
• En 2005 abre su tienda integrada en D’E (Madrid) con Sergi Arola como socio.
• En diciembre de 2006 abre una nueva tienda en Madrid.
• Libros: La seducción del azúcar, Eurodelices, La obra de Francisco Torreblanca (2005), Paco Torreblanca (2006)
• Vídeos: Pastelería Mignon, Bombonería selecta
• CD Rom: La pastelería de Francisco Torreblanca.