PaPizza se sube al carro de las franquicias

Con la franquicia, la firma aspira a una expansión controlada en localidades españolas de más de 200.000 habitantes. Respecto al perfil del franquiciado, PaPizza busca personas emprendedoras, con clara orientación comercial, con gusto por la gastronomía italiana y capacidad de dedicación.

Los locales de PaPizza han de tener una dimensión mínima de 30 metros cuadrados (máxima de 150 metros) y estar ubicados en zonas de ocio y de alto tránsito peatonal. La inversión inicial que deberá realizar el futuro franquiciado será de 145.000 euros.

El origen de PaPizza se remonta a 1937, año en el que Carmelo Maglia comenzó a elaborar, en un pequeño pueblo siciliano cercano al Etna, su receta.