Paréntesis de dos años para el restaurante El Bulli

Ha aclarado, no obstante, que durante este periodo continuará la investigación al más alto nivel de la vanguardia gastronómica, en su laboratorio. “Seguiremos haciendo creatividad en Cala Montjoi”, matizó. Durante 2010 (15 jun-20 dic) y 2011 (aún no se conocen fechas) el restaurante seguirá funcionando como hasta ahora, y a partir de 2014 reanudará su actividad pero con un formato distinto al que conocemos. “Yo creo que el formato actual de El Bulli se ha agotado”, reconoció. “Seguirá ofreciendo comida de algún modo”, aclara en otro momento de la rueda de prensa En la decisión, según el mejor cocinero del mundo, “han pesado no sólo temas profesionales, sino también personales”, refiriéndose con ello al tiempo dedicado a la familia tanto él como su socio Soler y su equipo. Consecuencia inevitable del cierre temporal del restaurante, será la pérdida de las estrellas Michelín, hacia las que Adriá reconoce sentir “mucho respeto”, pero ha zanjado la cuestión con un “no se puede estar a todo”.

Sobre la nueva etapa del restaurante que le ha valido el reconocimiento mundial, Adriá no ha adelantado aún detalles puesto que, según él, aún no se ha definido cómo será. Lo que sí ha descartado, ante las preguntas de los periodistas, es que vaya a reaparecer tal y como lo hizo el célebre cocinero francés Joel Roubuchon después de anunciar el parón del negocio que le lanzó a la fama, montando una cadena de restaurantes de corte más informal. “No tiene nada que ver. Lo que me apetece es hacer creatividad en cocina, no tener restaurantes, ni negocios… saber si hay más allá”. Entre tanto, su sevillano hotel, Hacienda Benazuza continuará con su actividad habitual.