Pasaporte para atravesar la recesión

Se dice que Enrique IV fue uno de los monarcas de la vieja Europa, que introdujo el pasaporte como medio de ayudar a sus súbditos a demostrar quiénes eran en tierras extranjeras. No es que Expo Foodservice sea un pasaporte para que los proveedores se acrediten ante los restauradores, ya que en la actualidad apenas existen fronteras y la transparencia informativa reina por doquier.

Sin embargo, es evidente que las empresas que desean mantener su referenciación como proveedor cerca de sus clientes restauradores y aquellas otras que, por vez primera quieren intentarlo, saben que Expo Foodservice es un buen medio para hacerlo y más en medio de las turbulencias comerciales que genera una recesión cuyas señales de alerta permanecen con la luz roja hace tiempo. Como una frontera que cierra paso al progreso.

Así que vamos a ver si en esta edición todos nos superamos y conseguimos mejorar el clima actual en cuanto a negociaciones comerciales, conforme contribuimos a mejorar una situación en que las expectativas de recuperación se ciñen a una campaña estival que, según las voces hoteleras va a ser satisfactoria. Y, mientras eso sucede, confiemos en que Expo Foodservice se convierta en un pasaporte que sirva para cruzar esa nueva frontera: la de la recesión económica.