Picasso en Las Vegas

Los premios han llegado tanto por la decoración del local, donde proliferan cuadros y cerámicas firmadas por Pablo Picasso, como por su cocina, dirigida por un español: el chef Julián Serrano, que ha respondido a las preguntas que Restauración News le ha formulado sobre las bases del éxito de su restaurante.

Serrano llegó a EEUU procedente de la Carnival Cruises Ship y rápidamente fue pasando por algunos de los mejores restaurantes estadounidenses. De ese periodo destacan doce años de trabajo en el conocido Masa´s de San Francisco; época en la que logró varios premios, como el de la James Beard Foundation. Allí fue donde el magnate Steve Wynn, promotor, entre otros, del hotel Bellaggio, lo contrató para llevar la dirección de un restaurante de cocina mediterránea y hondas raíces franco-españolas: los dos países donde el pintor malagueño había vivido y desarrollado su obra de forma mayoritaria.

Preguntado por las bases de su éxito, Serrano responde concisamente: dedicación plena a supervisar constantemente el trabajo de su equipo, pues ha de lograr que todos los platos de la carta del restaurante, sean deseados con la misma intensidad por los 200 comensales que llenan cada día el local (desde las 18 a las 22h) y donde se dejan por término medio unos 145 dólares por cubierto. Para él, el Picasso ha de ser un restaurante que tenga consistencia y donde reine la armonía entre la ambientación, la cocina, el servicio y la relación precio-calidad.

Pese a la inclinación de los comensales del Picasso por la cocina francesa, Serrano no deja de ofrecer a los clientes norteamericanos platos eminentemente españoles, destacando la paella de pollo con langosta, tan famosa que figura en las principales ofertas de vídeo que ofrecen los canales de televisión y las webs gastronómicas.