‘Pizza’ y ‘jamón’

Mientras que normalmente es la parte del jamón la que aglutina el interés general, sucede que estas semanas la pizza está de moda. Hay una guerra de opa sobre Telepizza, la que un día fuera la reina de la restauración en España, y un par de empresas de pizzerías, cosa rara, se han fusionado para dar cuerpo a un grupo que con casi veinte locales que adquiere categoría de cadena.

Además, los artesanos de la pizza no dejan de dar bocinazos sobre la importancia de que elaboración de masa y horneado se perfeccionen haciendo de las pizzerías restaurantes con mayúsculas con suficiente nivel de calidad para gozar de identidad y notoriedad.

Lo cierto es que la pizza está en el candelero porque dada la evolución del mercado va a volver por sus fueros. Primero, porque es un alimento universal; segundo porque cumple con la ecuación: value como sumatorio de calidad, conveniencia, precio y tiempo. ¿Quién da más?
Observemos, pues, los cambios que se están produciendo en este sector, referente también de lo que aún ha de dar de sí otros conceptos de restauración en cuanto a vicios y virtudes de la complementariedad entre productos para el hogar y fuera del hogar.

El punto de inflexión está llegando al sector y la vuelta a casa ha de ser protagonizada por la pizza pero también por el jamón. No nos olvidemos que la quinta gama clama por un mayor protagonismo.