Prats Fatjó cocina en ‘Rock in Rio’

Dar servicio en un gran evento, con todo el despliegue que requiere, es la mejor carta de presentación para una empresa de catering y restauración social. La centenaria Prats Fatjó, encuadrada en el grupo Husa, se presentará en Madrid encargándose del catering VIP del inmimente Rock in Rio, uno de los mayores acontecimientos mundiales del show business. Husa Restaurantes, otra división del grupo Husa Restauración, atenderá los nueve puntos de restauración colectiva que se instalarán en el recinto.

No será el único gran reto que Husa Restauración tendrá que acometer este año. La Expo de Zaragoza, cuyos servicios de restauración serán cosa de una UTE creada entre esta empresa y la madrileña Arturo, servirá también de una manera más indirecta para preparar el desembarco en Madrid.

El acuerdo con Arturo va más allá de la Expo aragonesa, en cuyo recinto deberán montar 28 restaurantes de los que Husa espera una aportación a sus arcas de 24 millones de euros, y contempla también facilitar la entrada en el mercado madrileño de Husa Restauración, un objetivo que hasta ahora no había podido ser enfrentado por la catalana.

Joan Gaspart Bueno, director general de Husa Restauración, lamenta que “hasta ahora no ha habido forma de entrar en el mercado madrileño. Además, este es un negocio en el que tienes que estar muy encima para asegurarte que funciona bien y con la entrada en Valencia y el proyecto de Zaragoza yo tampoco había tenido tiempo suficiente para dedicarle”.

Objetivo: Madrid
Aparte de Rock in Rio, los planes de Husa Restauración incluyen la adquisición, prácticamente ultimada ya, de una pequeña cadena de cuatro cafeterías y encontrar un local en la propia ciudad o en las inmediaciones que permita atender los banquetes y eventos que vayan contratando. Gaspart calcula un plazo de un año y medio hasta que la empresa despegue realmente en la capital del Estado y pueda contar con una estructura más o menos definitiva:

  • “De momento, hemos desplazado a dos directivos de máxima confianza que estaban trabajando en Barcelona y, por lo que respecta al personal de servicio, lo iremos contratando para cada ocasión. El equipamiento para grandes encargos también lo resolveremos en estos primeros meses enviando los camiones que sean necesarios desde nuestra central”, explica Gaspart.

La operativa madrileña se apoyará en un primer momento en la cocina que la compañía posee en Boadilla del Monte, desde la que Husa Colectividades atiende las comidas de varios colegios de la zona.

Cuando la implantación sea más sólida, lo que ocurrirá en unos dos años, la idea es tener una cocina central en Madrid. En cuanto a la oferta gastronómica, Gaspart asegura que “intentamos mantener la misma gastronomía para toda España, pero con pinceladas locales. A la hora de trabajar de hacer escandallos, negociar compras… es mejor tener esa cuestión unificada. No obstante, cada año cambiamos más de la mitad del menú, con lo que cada dos años aproximadamente renovamos la carta por completo. Tampoco es cosa de volver loca a la gente con una oferta demasiado cambiante”.

Por lo que toca al proceso de compra, Gaspart subraya que “lo que tenemos centralizado no es la propia compra, sino el proceso. El grupo Husa, como paraguas nuestro, homologa una serie de proveedores de los que nos surtimos también nosotros. No obstante, desde hace dos años hemos montado una mini central de compras para proveer la división de Restauración, a fin de cuentas esta división de Restauración alcanzará una facturación de 110 millones de euros en 2008”.

Además de en la cocina de Boadilla, Prats Fatjó se apoyará también en los propios hoteles del grupo Husa para atender el negocio en Madrid, algo que es habitual cuando han de trabajar en zonas de España alejadas de sus instalaciones principales de Barcelona, Valencia o, ahora, también Zaragoza.

Restauración hotelera
Junto a la entrada en el mercado madrileño, la otra gran e inminente apuesta de Husa Restauración es la creación de una cuarta división dentro de la empresa que se especializará en prestar el servicio de restauración en hoteles del propio grupo Husa. El nuevo departamento estaría operativo hacia mediados del año próximo y, aunque dependerá de la división de Restauración, estará íntimamente unido a la división hotelera.

Joan Gaspart explica que su empresa ya venía atendiendo este tipo de demanda en algunos hoteles ajenos al grupo, donde Husa Restauración ha asumido todo lo relacionado con el servicio de restauración, plantilla incluida.
“La restauración –dice Gaspart- suele ser un estorbo poco rentable, cuando no directamente deficitario, para el director del hotel, pues excepto en los desayunos que sí son siempre muy rentables, para el resto de las comidas tiene que mantener un equipamiento y una plantilla que hace muy difícil la rentabilidad”.

Sin embargo, el director de Husa Restauración considera que si ese servicio pasa a manos de una empresa especializada en este tipo de restauración se puede ganar dinero, mientras el negocio no se mezcle para nada con la gestión de las salas o de las habitaciones. Nada de ofertas y promociones mixtas. Cada cosa a su precio.
“De los 150 hoteles con que cuenta nuestro grupo hotelero, hay unos ochenta que pueden ser gestionados de esta manera. Actualmente, en el capítulo de alimentación de esos hoteles se pierden unos cuatro o cinco millones de euros y ahora vamos a dejar de perderlos; incluso es posible que con esta mejora tan pequeñita ganemos uno, tres o cuatro millones de euros”, pronostica Gaspart.l

Estructura del Grupo Husa
El Grupo Husa es una empresa familiar barcelonesa creada en 1930 y presidida actualmente por Joan Gaspart, miembro de la cuarta generación familiar, quien alcanzó un alto grado de reconocimiento público tras su paso por la presidencia del F.C. Barcelona. El grupo está vertebrado en torno a dos grandes líneas de negocio: los hoteles, por un lado, y la restauración, por otro; presididas, respectivamente, por Josep y Joan Gaspart Bueno, hijos del presidente del grupo.

La estructura no presenta actualmente divisiones geográficas, aunque no está descartado que las haya dentro de cuatro o cinco años. La línea hotelera agrupa a 150 establecimientos y viene a sumar una cifra de negocio de 210 millones de euros, mientras que la relacionada con la restauración aporta 110 millones de euros.

La línea de restauración, a su vez, está estructurada en torno a tres divisiones: catering, restaurantes/cafeterías y colectividades. De momento, es la primera, el catering, donde opera con la empresa Prats Fatjó, la que genera la mayor cifra de negocios, unos 47 millones de euros. Sin embargo, Joan Gaspart Bueno anticipa que a medio plazo serán las colectividades el negocio que aportará una facturación más cuantiosa, debido a que es la que mayores facilidades de crecimiento presenta. l

Rock in Rio
Cien mil personas cada día, con un gasto medio de entre siete y ocho euros… hace un negocio aproximado de entre 700.000 y 800.000 euros diarios para los nueve puntos de restauración colectiva que instalará la división de restaurantes y cafeterías en el recinto de Rock in Rio. Si el evento dura cinco días, la cifra asciende a unos cuatro millones de euros. Eso sin contar la carpa VIP, que será instalada y gestionada directamente por la división de catering (Prats Fatjó).

Cada uno de los nueve puntos de restauración colectiva tendrán cinco barras de 45 metros de longitud, atendidas por nueve camareros (uno cada metro). Se instalarán un total de 280 tiradores de cerveza Coronita y 120 ó 130 dispensadoras bag in box de zumos. Como curiosidad es remarcable el hecho de que esta vaya a ser la primera ocasión en que la cerveza Coronita llegue a España en barril, y lo hará en una cantidad aproximada de medio millón de litros. Husa Restauración calcula que serán necesarias 450 camareros para atender este tremendo despliegue, así como un nutrido equipamiento de cocinas móviles. Como complemento a este dispositivo, Rock in Rio contará también con los servicios de dos establecimientos Burger King y otros dos de Telepizza. l PV / JCP