Punch Taverns, apasionados de los pubs

En la actualidad, Punch Taverns es el líder del mercado británico en lo que a pubs se refiere, con un portafolio de unos 8.400 locales entre propios y arrendados. El origen de este gigante hay que buscarlo más de diez años atrás, cuando en 1997, el portafolio original de Punch Taverns fue adquirido por Bass Lease Company. Fue a partir de ese momento cuando la compañía comenzó su imparable trayectoria a base de una política de compras encaminada a liderar el mercado británico.

La primera de dichas operaciones tuvo lugar en 1999, en la que se aumentó el tamaño del grupo con la adquisición de dos empresas: Inn Business y Vanguard, que por aquel entonces era patrimonio de Allied Domecq. En marzo de 2002, se sumaban algunos locales de The Spirit Group, que añadían a los activos de Punch más de 1.000 pubs. Ese mismo año la empresa hacía su irrupción en el mercado de valores.

El año 2003 también era un ejercicio marcado por las grandes operaciones. En agosto, Punch se hacía con 283 nuevos establecimientos de varias empresas competidoras (Greene King, Honeycombe Leisure, Conquest. Entonces superaba la cifra de los 4.500 locales. A finales de año, en noviembre de ese mismo 2003, la firma dirigida por Giles Thorley, adquiría 3.115 establecimientos más, por 1.193 millones de libras (1.479,3 millones de euros), pertenecientes a Pubmaster, alcanzando los 7.400 locales en cartera y consolídándose como una de las dos marcas líderes del mercado de los pubs británicos.

En 2004, todas las empresas del grupo se aglomeraban bajo la común identidad corporativa de Punch Taverns, al tiempo que se sumaban 1.064 pubs más de la firma Innspired Group. El valor de la operación ascendía a 335 millones de libras (415,4 millones de euros). El número de locales se situaba entonces en 8.300, aunque meses más tarde descendía hasta los 7.800 con la venta de 545 establecimientos que no se consideraban prioritarios para el desarrollo del negocio.

La última de las grandes operaciones de Punch Taverns tuvo lugar en enero de 2006, cuando se adquirió el total de Spirit Group, que desde entonces opera como una división de la firma. Aún así, entre ese año, hasta ahora, y tras una serie de operaciones menores de compra y a veces de venta de locales, Punch se ha situado en lo más alto del mercado de pubs inlgeses, con 8.400 locales repartidos por toda Gran Bretaña.

Comida en lugar de tabaco
En lo que ha comida se refiere, es distinto si se habla de los pubs englobados en Spirit Group (alrededor de 800), que responden a diversas marcas como Chef and Brewer, Wacky Warehouse o Two for One. Éstos ofrecen una apuesta clara por la comida de calidad en cada una de sus marcas. Por su parte, si nos referimos a los cerca de 8.000 pubs que funcionan bajo contrato de arrendamiento, sin una marca específica, de los que los arrendatarios se ocupan como si fueran enteramente propios, cada uno presenta su propia oferta culinaria: la que quiera ofrecer la persona que se halle al frente del local. Aún así hay algunos puntos que son comunes a todos ellos.

Hasta la llegada de la ley antitabaco, la comida sólo había sido un atractivo más a la hora de visitar un local de la compañía, pero, desde luego, no de los más relevantes. La situación cambiaba en enero del año pasado, cuando Punch Taverns tenía que prohibir fumar en sus locales, con lo que había que buscar nuevas vías para atraer clientes y era entonces cuando se hacía bueno aquello de ‘conquistar por el estómago’.

Punch Taverns adaptaba su estrategia de negocio focalizándose en la comida. El primer paso a seguir era implementar y reforzar el equipo dedicado especialmente a la cocina, dirigidos por Alan Todd como principal responsable. Todd estaría apoyado en su labor por Nick Hemming, Stephen Ham, Andy Briggs y Kate Salisbury. Todos ellos, salvo Stephen Ham, procedentes de The Spirit Group, que ya poseía una tradición culinaria. Ham llegaba desde la compañía de distribución 3663.

A pesar de que el pub ‘básico’ de Punch Taverns sólo poseía unos cuantos platos igual de básicos en su oferta culinaria, ésta es prioritaria para otro tipo de establecimientos. De hecho, amén de haber reforzado el equipo destinado a fortalecer lo que a las comidas se refiere, Punch Taverns ya poseía determinados locales que basaban la mayor parte de su atractivo en las comidas y/o cenas que ofrecen a sus clientes. Es el caso del tipo de locales que ellos definen como Premiun Dining o Dining Value.

Los locales Premium Dining se suelen establecer en áreas de negocio prioritarias y en ellos la oferta culinaria es de categoría superior a la del resto, ya que significa más del 25% de las ventas de dicho local. Este tipo de establecimientos incluyen otro tipo de servicios, como áreas de juegos, parking, y el espacio conocido como el ‘jardín de la cerveza’, dedicado especialmente a esta popular bebida.

Los locales calificados como Value Dining también centran su oferta en la cocina, pero en zonas de negocio copadas por un público con menos poder adquisitivo. Son locales que buscan atraer, sobre todo a las familias de la clase media o clase media alta. l
Ana I. García