Punto de encuentro para la integración social en hostelería

El proyecto del Beam Global Café ha nacido fruto de la iniciativa de Beam Global, compañía de bebidas espirituosas en España, en asociación con la Fundación Juan XXIII, que se ocupa de la integración de las personas con discapacidad intelectual en la sociedad. Y a pesar de ser presentado a finales del mes de septiembre el proyecto había comenzado a funcionar el pasado mes de mayo. El Beam Global Café está enclavado dentro de las instalaciones de La Fundación y en él será donde se imparta el grueso de la formación, destinada a la integración social dentro del sector hostelero.
“Actualmente, explica la Directora de Corporate Affairs y responsable del proyecto, Jancine Davies, dentro de la hostelería existe poco o nulo conocimiento acerca de las posibilidades que les puede ofrecer la integración. Ésta sólo se da dentro de grandes empresas o cadenas, pero es muy difícil ver a estas personas trabajando en un bar, por ejemplo”.

Formación eminentemente práctica
Aproximadamente diez alumnos se beneficiarán de la formación que se impartirá en esta cafetería donde se desarrollarán el 90% de las clases, tanto teóricas como prácticas. El programa de formación se divide en siete módulos, destinados a propiciar la incorporación al trabajo de las personas con discapacidad intelectual en el sector de la hostelería. Estos siete módulos componen un curso de trescientas horas lectivas, doscientas de las cuales son meramente prácticas.

El primer módulo se centra en la comunicación, seguido de otras sesiones sobre cocina y bebidas en las que se enseñarán, entre otros aspectos, las nociones necesarias para la elaboración, conservación, sistemas de refrigeración y mantenimiento de los productos, así como la prevención de accidentes. Los módulos 4º y 5º se orientan hacia las técnicas de servicio para la venta de productos, la atención más adecuada al cliente y el manejo del dinero. Finalmente, la formación en hostelería se completa con cursos sobre seguridad e higiene en el trabajo y sensibilización medioambiental. Los cursos serán impartidos por Técnicos Superiores en Restauración, preparadores laborales, psicólogos y pedagogos.
“El objetivo a largo plazo es que el Beam Global Café pueda funcionar como un bar al uso, afirma Jancine Davies, aunque todavía es un poco pronto. Ahora mismo, funcionará como una cafetería para el personal interno de la Fundación –se atenderá a las 300 personas que pasan por ella-, aunque cuando ruede un poco se abrirá al público”.

Lo único que el cliente no va a encontrar en el Beam Global Café es alcohol, ya que éste se encuentra situado dentro de un centro de formación. Por lo demás, en él se podrá tomar prácticamente cualquiera de los productos que se encuentran en una cafetería al uso: refrescos, sándwiches, pinchos de tortilla… El diseño del local ha corrido a cargo de Carlos Sánchez Polack de Sigma Imagen que ya había sido el encargado de la imagen de la cafetería corporativa de Beam Global en sus oficinas centrales. El resultado, ha dejado a sus responsables “muy orgullosos”, tal y como asegura Davies.

El proyecto ha dado sus primeros pasos pero necesita consolidarse y, después, extenderse hacia el sector, para lo que desde la fundación se pondrán las bases del siguiente escalón mediante la puesta en marcha de un Centro Especial de Empleo para la contratación de los alumnos que participen en el curso, favoreciendo con ello su inserción laboral en empresas externas de hostelería. l