¿Qué papel juega el pan en los menús escolares?

Beatriz Martín
Responsable de dietética de Albie

El pan es fundamental en una dieta equilibrada, variada y moderada, no sólo porque la ingesta recomendada de hidratos de carbono debe constituir la principal fuente de energía de nuestro organismo (alrededor del 55% de la energía total consumida al día), sino porque además el aporte de una cantidad moderada de pan en la dieta infantil (alrededor de 40 gramos) ayuda a prevenir y tratar la obesidad infantojuvenil a expensas de la disminución de las grasas.

Según los hábitos alimentarios de la población, se recomienda consumir diariamente de dos a cuatro raciones de pan.

Los hidratos de carbono complejos deben constituir la base de nuestra alimentación especialmente en la infancia por la gran demanda de energía.

Luis de Torres
Director nacional de sanidad  y educación de Sodexo

Desde Sodexo estamos alineados con la Estrategia Naos y, por lo tanto, consideramos que una de las bases fundamentales de nuestra alimentación y por lo tanto de la de nuestros niños, son los alimentos ricos en hidratos de carbono, entre los que destacan los cereales y en consecuencia el pan. El pan es un alimento que contribuye a mantener el 50-60% de las kilocalorías procedentes de los hidratos de carbono y pensamos que es esencial que no sea excluido de nuestras comidas, ya que para los niños es una gran fuente de energía.

Respecto a la cantidad de pan que Sodexo incluye en los menús escolares (en España servimos ya más de 30.000 menús escolares cada día), tenemos cuantías diferentes en función de la franja de edad: 20 gramos para niños de 3-6 años. 40 gramos niños de 7-9 años y 10-13 años. 60 gramos de pan para los niños más mayores -es el mismo peso de pan de un adulto-.

Respecto al peso que tiene el pan en el menú, nuestra visión es que,  junto con el resto de alimentos del mismo tipo, los ricos en hidratos de carbono, deben tener un peso en nuestros menús entre el 50 y el 60%; los hidratos se encuentran principalmente entre los primeros platos como patatas, pasta y arroces, así como en las guarniciones con estos mismos orígenes.

Mª Esther Marcos
Directora de nutrición y dietética de Mediterránea de Catering

La presencia de pan en los menús escolares es fundamental para cubrir las necesidades energéticas diarias. Entre un 50 y 55% de la energía total de la comida debe proceder de alimentos ricos en hidratos de carbono como el pan cuyo principal componente es el almidón. El consumo de pan en la comida aporta también vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6 y B9) y minerales como el potasio, el calcio, el fósforo o el magnesio. Es recomendable introducir el pan integral en el menú escolar porque además proporcionan una importante cantidad de fibra. Numerosos estudios han demostrado que una dieta que aporte 25 gramos de fibra alimentaria al día previene el estreñimiento, mejora los niveles de glucosa en sangre y ayuda a reducir el colesterol. Por otro lado, los niños que acompañan de pan las comidas presentan mejores parámetros sanguíneos de riesgo cardiovascular, un mayor control de la glucemia y un Índice de Masa Corporal menor que aquellos niños que comen sin pan. Esta situación se debe a que los niños que comen sin pan, sustituyen este alimento por otro más calórico y rico en grasas. En resumen, los niños en edad escolar deben incluir el pan en las comidas por sus múltiples y comprobados beneficios sobre la salud.