“Queremos devolverle el protagonismo que se merece al chocolate en la cocina española”

Cacao Sampaka es una de las cadenas chocolateras con mayor proyección internacional. Nacida en el 2000 en Barcelona de la mano de un grupo empresarial multidisciplinar, Cacao Sampaka acaba de celebrar el segundo aniversario de la primera franquicia en Tokio, en el exclusivo barrio de Marunouchi, compartiendo fachada con Joël Robuchon.

Desde entonces han abierto dos tiendas más en Japón, en Tokio-Aoyama y Osaka. Además, la firma cuenta con locales propios en Barcelona y con franquiciados en Madrid, Valencia, Bilbao, Lisboa, Dubai Mall y Arabia Saudita. Y es que el chocolate, así como el resto de especialidades dulces y saladas que ofrece Cacao Sampaka no tiene fronteras. Albert Rius, director general de Cacao Sampaka, nos lo explica.

¿Quién había detrás de la fundación de Cacao Sampaka en el 2000 y cuál fue el objetivo de la creación de este modelo de negocio?
Detrás del proyecto inicial se mezclan 75 años de experiencia industrial, con iconos del diseño como Pati Núñez; del interiorismo, como Toni Arola; de la restauración, con Albert Adrià; y de pastelería, con Ramon Morató. Las tiendas Cacao Sampaka tienen las puertas siempre abiertas, como en un mercado, con el producto dispuesto a la vista y al alcance de todos. Hemos querido dar un estilo racional, moderno y a la vez atemporal a nuestros locales, exponiendo el producto de forma sencilla, para materializar nuestro objetivo: popularizar la cultura del cacao.

¿Cuál ha sido la evolución desde ese año 2000?
Cacao Sampaka ha experimentado un crecimiento lento y con distintas fases de expansión, estabilización y contracción. Desde el año 2000, nuestro concepto llamó la atención de inversores particulares e iniciamos una primera fase de expansión en la Península Ibérica. Con la tercera tienda, y para poder garantizar una calidad inmejorable y un servicio constante a nuestros clientes y franquiciados, apostamos por fortalecer las bases de nuestro negocio, con la construcción de un obrador central que pudiera asegurar el suministro ininterrumpido de nuestros productos con el crecimiento futuro de la empresa. Desde la finalización del mismo, proseguimos nuestra expansión con la apertura de nuevas tiendas en mercados internacionales.

Cada temporada intentamos sorprender con nuevas combinaciones de ingredientes y cacaos de pequeñas plantaciones que seleccionamos minuciosamente. El momento más doloroso es decidir qué referencias remplazamos para dar cabida a los nuevos productos sin tener que mudarnos de local. Nuestras últimas creaciones, por ejemplo, las tabletas de chocolate blanco con té matcha, o chocolate negro con flor de sal de Ibiza y la colección intense para acompañar el café se han convertido en los nuevos referentes de Cacao Sampaka.

Con tantos locales, ¿cómo lográis no caer en la monotonía del franquiciado?
En Cacao Sampaka luchamos por no caer en la impersonalización de las grandes cadenas de franquicias internacionales, y cuando visito nuestros distintos puntos de venta, me enorgullece ver cómo hemos sabido adaptarnos al concepto de mercado local. Nuestros bombones pueden comprarse a granel en las tiendas españolas, en exóticas bandejas en Al-Khobar, en minimalistas cajas en Japón o dentro de una caja “fallera” en Valencia,

¿Cuáles son los planes de expansión a corto y medio plazo?
A corto plazo,, el objetivo es consolidar nuestra presencia en las principales ciudades europeas, con mayor resistencia a las turbulencias financieras y voracidad consumista. A medio plazo, siguiendo el modelo de negocio en Japón, pretendemos introducirnos en Asia continental, empezando por Corea del Sur y Hong-Kong, pero con el punto de mira en China. A finales de noviembre lanzaremos nuestra nueva web corporativa con un divertido e innovador sistema de venta online interactiva de todos nuestros productos. Queremos llegar a ciudades donde por características geográficas no hay cabida para nuestras tiendas, pero con clientes que nos visitan regularmente y reclaman nuestra presencia.

¿Cuál sería, sin embargo, la plaza más deseada para abrir?
Soñamos con abrir un día en París, por su peso en la gastronomía mundial y la tradición cultural de esta magnífica ciudad. París es la culminación de un proyecto, aunque por ahora la miramos de lejos, con cautela. Antes queremos fortalecer nuestra marca en mercados menos tradicionales menos reacios a la entrada de nuevos conceptos como Londres, Nueva York, San Francisco… Abrir con locales propios en ciudades geográficamente tan dispares sería un suicidio. Nuestra política de crecimiento será por franquicia o sociedades mixtas, exceptuando casos aislados en los que podemos tomar el 100% del control.

¿Qué es lo que diferencia Cacao Sampaka del resto de chocolaterías?
Cacao Sampaka rompió con el modelo tradicional de bombonería sugiriendo un concepto de puertas abiertas único. Todos nuestros locales se caracterizan por el ambiente relajado, en sintonía con el producto, de diseño sobrio, pero a la vez cálido y utilizando materiales nobles. Pero sin lugar a duda la calidad de nuestros bombones es nuestra gran singularidad. Dentro del marco de la innovación existen dos corrientes paralelas que pocas veces se cruzan: producto y diseño.

En Cacao Sampaka tenemos una línea gráfica muy definida de la que no queremos salirnos, y dedicamos todos nuestros esfuerzos en ofrecer la mejor calidad posible con una renovada oferta de producto. Muchas empresas del sector suelen emplear el mismo chocolate en todos sus productos, confiriéndoles nuevas y originales formas para que el consumidor juegue con ellos sin prestar atención a la combinación de sabores y texturas. Nosotros preferimos jugar con los sentidos: nuestros productos parten de un mismo patrón gráfico, pero apostamos por proponer mezclas sorprendentes, únicamente con ingredientes frescos y cacaos seleccionados.

¿Cuál es la filosofía de Cacao Sampaka? ¿Ha variado en esta última década?
Democratizar el chocolate sigue siendo nuestra filosofía desde el primer día, sin embargo, ahora nos hemos fijado el reto de internacionalizar nuestro concepto y reclamar el sitio que corresponde a la denominación de origen España en un sector tan monopolizado por los chocolates belgas o suizos. La degustación del chocolate fue costumbre muy arraigada en la sociedad española, pionera en Europa en su consumo, y forma parte de la historia de nuestra gastronomía. Ahora queremos recuperar una tradición que durante muchos años ha estado casi olvidada, y difundir la historia del cacao, su cultivo y sus orígenes. Cuando presento nuestros productos en el extranjero me enorgullece poder decir que el 95% de los ingredientes empleados son producidos localmente, empezando por el cacao, procesado íntegramente en nuestro país según recetas del siglo XIX, hasta los frutos secos, el aceite de oliva, la sal o el azafrán.

¿Cuáles son vuestros productos estrella? ¿Varían según la ubicación de las tiendas?
Nuestros productos estrella varían enormemente según la nacionalidad de las tiendas, aunque curiosamente existen tres referencias que coinciden en el top ventas de todas nuestras franquicias (tableta blanca rosas y fresas, tableta chocolate con leche gin tonic y chocolate a la taza azteca). En España, sin lugar a dudas, la colección de bombones con frutos secos es la más vendida, en Arabia Saudita y Dubai, la colección Hojas y Flores y en Japón, Grandes Orígenes e Innovaciones Gastronómicas.

¿Cuentan con cocina central/obrador?
Fabricamos todos nuestros productos y controlamos su proceso de elaboración, desde la selección de las habas de cacao, hasta el envasado. En el obrador central de Vic, nuestro maestro chocolatero, Sergio Gil, da vida a las entelequias gastronómicas que surgen de nuestras reuniones mensuales con todo el equipo de Cacao Sampaka. Los productos que ofrecemos en la zona de degustación se elaboran en las cocinas respectivas de cada local, a excepción de nuestros surtidos de helados, bollería y refrescos que se compran a empresas especializadas. De hecho, estamos planteando lo posibilidad de comprar a terceros con el fin de proponer nuevas recetas que, por limitaciones técnicas de nuestros locales, hoy por hoy no podemos ofrecer. El chocolate es un ingrediente básico en la cocina tradicional española y queremos darle mayor protagonismo, lanzando una serie de platos salados a base de cacao y chocolate.

¿Cuáles son sus principales proveedores?
Nuestro principal proveedor es Chocovic, obviamente por vínculos históricos, pero principalmente por la calidad y servicio ofrecidos. Por motivos de confidencialidad preferimos no comunicar el nombre de los proveedores de los productos que ofrecemos en nuestra área de degustación.

¿Tienen como planes de expansión crecer en este tipo de local (con zona de degustación)?
Hemos comprobado que los locales con degustación generan más movimiento de clientes y al final resultan más rentables. Aunque la inversión inicial es mayor y representa una importante barrera de entrada, queremos apostar por este modelo de tienda, único en el sector en España y marcando una nueva tendencia en Japón.

Isabel Acevedo