Quillo, nuevo restaurante canalla de fusión andaluza y catalana

QuilloRteEl nuevo restaurante barcelonés Quillo, situado en el barrio del Born, calle Rec Comtal 2, ha abierto sus puertas como una moderna reinterpretación del típico bar de tapas andaluz.

Se trata de un espacio único donde degustar platos clásicos que fusionan la gastronomía catalana y andaluza con renovadas recetas tradicionales a través de una carta diseñada por el chef Jordi Asensio, ex jefe de cocina de Loidi de Martin Berasategui.

Su variada oferta va desde la clásica tortilla de camarones, cazón en adobo gaditano o cochifrito, a platillos como el rabo de toro al vino tinto con gambas y jengibre, pulpo a la brasa sobre papas arrugás y mojo o judías de Santa Pau con kokotxas de bacalao; o los clásicos molletes de Pringá, de presa ibérica con bearnesa y cebolla crujiente, o el original de calamares con alioli de kimchi.

La carta de postres mezcla lo tradicional con la vanguardia con propuestas como la leche frita, torrijas caramelizadas con cremoso de almendra o la especialidad de la casa, la tarta tibia de queso.

Jordi Asensio, responsable de la oferta gastronómica de Quillo.
Jordi Asensio, responsable de la oferta gastronómica de Quillo.

La singular decoración de Santiago Nin, lo convierte en un lugar acogedor, cálido y auténtico. 230 metros cuadrados de materiales nobles como el hierro natural, el uso de madera recuperada para el mobiliario o las tarimas de maderas quemadas, que dan al local un aspecto moderno que se ve contrastado con la nostalgia de los carteles y el mural del artista Patricio Hidalgo.

Quillo es un restaurante cosmopolita y actual que permite a los clientes disfrutar de su estancia a cualquier hora del día con un servicio de cocina ininterrumpido de 11.00 a 23.30 horas.

El restaurante ofrece música en directo los jueves, viernes y sábado a partir de las 22.00 horas donde se crea una atmósfera canalla y divertida. Además, ofrece un menú de medio día de lunes a viernes con dos propuestas a elegir de un primero, un segundo y un postre por 15 €.

Al frente de Quillo se encuentra Gonzalo Ros, propietario del exitoso Chico Bar en la calle Mandri que reinventa la fórmula con un toque canalla.