Rebajas

No pocos empresarios miran al futuro con desconfianza. Es hora de mover ficha para que una posible caída de la demanda afecte lo menos posible al negocio.

Ya en enero, cuando la crisis económica era un mero supuesto alarmista, hubo un empresario que dio la campanada anunciando rebajas en su establecimiento tras la fiebre navideña. Una estrategia tan sencilla (descuentos en los menús de mediodía de lunes a jueves) como efectiva. El resultado: local a reventar en un horario de máxima competencia de una céntrica zona madrileña.

Ahora uno de los grandes de la cocina española ha tomado ejemplo de aquella práctica. Se trata de Juan Pablo Felipe, chef del Chaflán, que ha decidido impulsar la demanda en las comidas entre semana ofreciendo rebajas en el menú. No se trata de perder calidad ni en el producto ni en el servicio. Se trata de ajustar los márgenes en una época de incertidumbre, manteniendo el nivel de satisfacción de los clientes.

Lo hemos dicho repetidamente, es momento de tomar medidas, de invertir y de llevar a cabo ideas innovadoras para estar en la mejor posición cuando la tormenta escampe.