Repagas, evolución basada en la inversión e innovación

Repagas ha cambiado. Casi 50 años de historia han dotado a la marca de un know how, un conocimiento del sector que la capacitan para ir más allá de lo que era antes su público objetivo. Sí, la cocina sigue siéndolo todo, pero un todo en el que queda patente la enorme inversión por modernizarse que se ha llevado a cabo desde la empresa.

Sergio Isabel Tascón, director comercial de Repagas. ©JavierMesa

47 años de experiencia, dice Sergio Isabel Tascón, director comercial de la marca, en la que no todo había sido experiencia, sino también cierto “encasillamiento” que ahora quiere dejarse atrás a base de crear más productos, “hacer más cosas, meternos en más charcos”, dice el directivo. “Romper ese precinto en el que se entendía que Repagas es sólo un fabricante”, añade. Es un fabricante, por supuesto, pero uno que ha decidido llegar más lejos.

“Llevamos 47 años peleando en el sector. Y ese tiempo te otorga conocimientos. Con esos conocimientos te das cuenta de que has estado enfocado en un solo canal y que hay que llegar a más. Porque teniendo ese know how que nos hace capaces de poner en marcha cosas como Repagas Concept, con un chef corporativo; o crear, en el peor de los casos, 6.000/ 7.000 aparatos que lanzamos todos los años a la calle, y que van a todo tipo de perfil de usuario… al final, lo que no se puede es estar encasillado”.

Así, desde Repagas se disponen a recorrer un largo camino en el que no pase desapercibido el esfuerzo de la marca. No en vano, desde la empresa se ha llevado a cabo una inversión cifrada en casi 2,5 millones de euros, a lo largo de cinco años, en los que se ha producido una renovación de sus instalaciones, así como la ampliación de la oferta, no sólo en lo que a producto se refiere, sino a añadir más servicios tanto de asesoría como la transformación digital de la compañía. Puntos que tienen que pesar de cara a ser capaces de influir tanto en el distribuidor como en grandes decisores de compras, como pueden ser los responsables de dichas compras en las grandes cadenas de restauración organizada. Para recorrer ese camino, la firma ha añadido metros a su fábrica; maquinaria más moderna; un espacio de showroom; replanteándose las variables en las que se movía la empresa.

Ir más allá

“Por ejemplo, al dotar a la fábrica con una maquinaria más moderna, no sólo aumentamos la producción, sino que fabricamos cosas que antes no podíamos. Porque la idea es combatir esa noción que había en el mercado de que Repagas solo se dedica a la cocción; es más, que dentro de la cocción solo hacemos unas pocas cosas. Eso ha cambiado: desde 2013 que se empezó a renovar todas las series, se ha hecho un restyling de todo… para seguir sumando productos que no fabricábamos y convertirnos en un suministrador de más variedad. Además de explotar el asesoramiento a nivel global: el Repagas Concept”, dice Sergio Isabel.

Este proceso, afirma el representante de la marca, en el fondo es un paso lógico y no solamente exclusivo de esta firma, sino que puede llegar a extenderse a otros grandes fabricantes del sector, porque, sin mencionar otras marcas, no es lógico que éstas se estanquen y no se modernicen, mejoren sus instalaciones y maquinarias. Más ahora que, dice Sergio Isabel Tascón “Internet lo está replanteando todo”.

En este contexto, afirma el representante de Repagas, “El distribuidor no tiene que convencerme a mí, es al usuario al que tiene que convencer. De nada me sirve que me tengan en cartera 2.000 distribuidores si luego no venden mi producto. Hay que educar al usuario en que no es lo mismo comprar un teléfono para uso personal, que la maquinaria de cocina, y ahí el distribuidor, el instalador tiene un papel muy importante”.

Seducir al usuario final

Pero, aunque que el distribuidor o el instalador ‘eduque’ al usuario final, desde Repagas también se ha decidido acometer esa misión. Una manera más de ‘hacer marca’, dando una imagen más cercana, no sólo con visitas a la fábrica y su showroom, sino también con servicios como el de Chefconsulting, donde está muy involucrado Pablo Martínez, el chef corporativo de la empresa. O a través de sus instalaciones de showroom y demoroom que, con más de 200 metros cuadrados sirvan para acercar de forma práctica a la oferta de la compañía, mostrando no sólo ejemplos de cocinas que se han instalado, sino también cómo ha de utilizarse la maquinaria. Dicho de otra forma, ampliando los horizontes a los que se desea llegar a pesar de que, para eso, es necesario conocer a aquellos a los que se quiere atraer. Con una visión más amplia del usuario final y de cómo éste considera la marca.

“Una idea que empezamos a tener ahora, porque antes lo único que se tenía muy claro era que el cliente era el distribuidor. Ahora, intuimos que la gente acepta nuestro producto y que hemos ido a más, que estamos alineados con lo que demanda el usuario, el chef, el consumidor”.

Pero eso es sólo una primera visión. Como explica Sergio Isabel Tascón, “Encajamos, pero ¿Qué es lo que más encaja? ¿Dónde tenemos recorrido de mejora? ¿Qué es lo que se puede hacer? Eso lo empezamos a saber ahora porque hay que estudiarlo específicamente, tener contacto con el usurario a través de estudios directos, muestras de chefs, hasta servicios de asesoría como el Chefconsulting, que son una línea directa con ellos (los chefs)… ahora tenemos una fotografía del usuario que empezamos a enfocar”.