Reservar sin reservas

El sistema, en su versión básica, permite a cualquier empleado de un establecimiento hostelero visualizar en tiempo real el número de reservas, mesas asignadas, hora de llegada,… y de una forma sencilla, ya que se trata de una aplicación muy intuitiva, a base de gráficos.

Las operaciones se realizan de forma automática tras determinar el restaurador previamente el número máximo de reservas por día, horarios disponibles o días de cierre, entre otras muchas variables posibles y programables. Así se admiten sistemáticamente o se descartan las reservas.

La solución BookaTable, a la que a partir del modelo base se le puede añadir módulos en función de las necesidades específicas del restaurante, se puede convertir en algo más que un gestor de reservas. El llamado BookaTable Backoffice puede ser un instrumento de personalización y optimización de las acciones de marketing; empezando por el conocimiento del cliente. La aplicación registra, por ejemplo, si un cliente tiene restricciones dietéticas, requiere algún servicio especial, le gusta la carne poco hecha o prefiere un vino concreto; y por supuesto datos personales como la dirección, profesión, fecha de nacimiento o foto. Supone algo más, que un simple archivo, ya que arroja análisis de ingresos por cliente o grupos de clientes, determinando su capacidad de compra, gestión de documentos, estadísticas, comparativas, etc… El usuario puede sacar sus propias conclusiones, pero la compañía también puede facilitarle la vida mediante informes mensuales sobre los clientes.

La instalación del modelo básico de reservas automáticas puede costar 150 euros, mientras que el más avanzado puede llegar a los tres mil.

Comunicaciones de tú a tú
En su modalidad más avanzada, BookaTable Backoffice permite restaurador las comunicaciones individualizadas con su público objetivo, ayudando a mantener un contacto regular. Cada cliente, de forma personalizada, puede ser informado de nuevos menús, cursos, ofertas o catas a través de fax, SMS o correo electrónico.

Es una solución compatible con TPV’s (terminales punto de venta) y que posibilita la gestión de base de datos conjunta para varios locales de un mismo grupo empresarial. Otras opciones: ser programado como centro de llamadas o presentarse en varios idiomas.

El interesado en reservar, por su parte, tiene dos opciones para acceder a este servicio: desde la página del restaurante en el que está interesado, o desde la web de BookaTable que actúa como central de reservas.

La operación se realiza el momento, desde cualquier lugar y sin coste alguno para el cliente final, quien además obtiene la confirmación de inmediato. Incluso es posible de manera sencilla anular una reserva. El único dato que deben registrar para asegurarse el asiento en el local deseado es el nombre, email y teléfono; aunque opcionalmente puede introducir más datos. Por ejemplo, si es vegetariano o presenta algún cuadro alérgico. Otros datos útiles para la gestión, deben ser rellenados por el propio personal del restaurante.

BookaTable comenzó a operar hace casi un lustro en Alemania y Suiza, en España han aterrizado hace apenas unos meses pero ya cuentan entre sus clientes con el restaurante Flaningan de Mallorca y alguna conocida cadena de restauración organizada.

Para debatir sobre este gestor online, uno de los foros que se desarrollará el 31 de mayo dentro del programa de Expofood Service se focalizará en cómo la tecnología ayuda a la gestión integral de las compañías de restauración. En el encuentro, moderado por Sebastián Mehrle -director de Gastronomya & co-, participarán técnicos de BookaTable y de Toshiba, que discutirán sobre el aprovechamiento de las tecnologías web tanto para la gestión de proveedores como para las reservas en restaurantes.(www.bookatable.es) l