Los restaurantes centenarios también se reinventan para el cliente digital

La digitalización de la hostelería venía asentándose en el sector pero alcanzó un punto de no retorno debido a la pandemia. Muchos negocios de restauración no estaban preparados para esta transformación digital y han tenido que trabajar muy duro durante el último año para adaptarse a las circunstancias. Pequeños hosteleros, grandes cadenas, chefs con Estrella Michelin o restaurantes centenarios, todos han debido dar un giro a sus proyectos.

Porque, como manifestaba en el último encuentro AECOC Horeca el cofundador de Udon, Jordi Pascual: “El sector sigue lejos de otros en su proceso de digitalización, pero ha puesto el foco en las oportunidades que presenta. Si somos capaces de saber qué quieren nuestros clientes antes de que entren por la puerta tendremos mucho ganado”.

Jordi Barri y Teresa Carles.Por su parte, dentro del mismo marco, Jordi Barri, el CEO del grupo Teresa Carles Healthy Foods, restaurante vegetariano de referencia en Barcelona desde 1979, aseguraba que los negocios de hostelería deben buscar cómo generar valor añadido para competir con grandes marketplaces. “Existe un problema respecto a grandes distribuidores. Tenemos muchos menos surtido, por lo que debemos apostar por la especialización, la fidelización y la innovación”.

Ese proceso de digitalización ha llegado incluso a restaurantes de los que pocos se hubieran imaginado que llegarían a acometerlo dada su trayectoria centenaria. Durante los últimos meses, muchos restaurantes con una larga tradición, incluso establecimientos centenarios, se han sumado al delivery y a la digitalización a través de las plataformas especializadas como Deliveroo, Glovo, etc.

Restaurantes centenarios que se reinventan y digitalizan

Es sorprendente que, por ejemplo, en el portfolio de la primera se encuentren locales como el Malacatín, tradicional restaurante madrileño abierto en 1893, o el Diego Verdú, establecimiento que abrió en Oviedo en 1878. También otros restaurantes tradicionales muy conocidos por el público local como La Esquinica, un restaurante con más de 50 años de historia en Barcelona, el José Luis, con su emblemático establecimiento presente en la madrileña calle de Serrano desde 1957, o el malagueño Pimpi, abierto en 1971, se han sumado al delivery durante estos últimos meses, reinventando y adaptando sus servicios a la situación.

La EsquinicaTodos ellos han apostado por innovar, han optado por el delivery y la creación de marcas virtuales a través de las plataformas digitales para adaptarse a las restricciones, maximizar las oportunidades de negocio y continuar operando en los próximos meses.

Según una encuesta elaborada por la compañía a principios de año a sus restaurantes asociados, el 81% de los restaurantes que reparten con Deliveroo invertirá en servicios de delivery para convertirlo en un pilar para su negocio en 2021. El 77% de ellos tienen previsto invertir más en tecnología y digitalización este año para afrontar la crisis económica. A pesar de la reapertura de la hostelería, el 30% de los restaurantes indica que su negocio tendría que cerrar en menos de 6 meses sin el delivery.

Según Paco Marco, del reconocido restaurante barcelonés La Esquinica, “en nuestros casi 50 años de historia, la Esquinica siempre ha buscado ofrecer un formato innovador y adaptarse a las necesidades de nuestros clientes. Por ello, en mayo de 2020 comenzamos a ofrecer servicio a domicilio para poder hacer frente a la crisis sanitaria. Para ello, adaptamos nuestra carta y comenzamos a operar también en formato digital. La entrega a domicilio representa después de apenas un año una parte relevante de nuestro negocio”.

El cliente digital se ha asentado con la pandemia 

Así, según un estudio de ElTenedor (ahora TheFork) publicado ya por Restauración News, durante la COVID, el 88% de los restauradores afirman que ha tenido que reorientar su negocio, ofreciendo nuevos servicios como la comida para llevar (take away) o el reparto a domicilio (delivery) y apoyándose en herramientas digitales para poder rentabilizar sus restaurantes y adaptarse a las restricciones.

Durante un año tan complejo como este, el uso de herramientas digitales ha jugado un papel muy necesario para el 72% de los encuestados. Entre ellos, el 56% destaca la importancia de las reservas online, que en opinión de más del 95% de los restauradores, es una tendencia en alza que ha llegado para quedarse.

Las reservas para una sola persona crecen en un año de pandemia.El número de comensales ha menguado, pero a la vez se ha hecho más digital, con lo que los hosteleros no tienen más remedio que adaptarse a sus nuevas necesidades. El consumo digital se ha disparado durante el pasado año y cerca de un 40% de los usuarios afirma que reserva más online en restaurantes desde la llegada de la COVID-19.

Los consumidores valoran el esfuerzo de los hosteleros y confían en la adecuada implementación de todas las medidas de higiene y prevención en sus restaurantes. Tanto es así que el 83% de los encuestados planea continuar visitando restaurantes si las circunstancias lo permiten.

El 66% tiene previsto acudir a restaurantes entre una y dos veces por semana durante este 2021, destinando el 56% de ellos un presupuesto similar al gastado en 2020 y eligiendo restaurantes en base al precio (42%), y a la calidad gastronómica (27%) principalmente.

Más tendencias digitales que gastronómicas

Otros años las tendencias principales en restauración giraban en torno a otros aspectos más gastronómicos como el slow food, la sostenibilidad, producto o kilómetro 0. Pero con la llegada de la Covid, tanto restauradores como clientes hablan y desarrollan más los modelos de delivery, dark kitchens, códigos QR para lectura de cartas, apps, etc.

Sin duda, este año pandémico ha cambiado la mentalidad de todo el sector. Desde Restauración News seguiremos atentos a todo lo que acontece para informar diariamente a nuestros lectores y seguidores. ¿Todavía no estás suscrito a nuestro newsletter?