Restaurantes y productores reclaman la importancia de llamar a cada producto por su nombre

Desde el Restaurante Asador Un Lugar de Madrid, Nino Martínez, nacido en una familia de tradición restauradora en La Rioja, también reclama, junto otros compañeros de profesión y productores, la importancia de este asunto. “La carne de buey de pasto, sin aditivos, envejecida perfecta, debe ser sabrosa, de color rojo intenso, de textura densa, con grasa suficiente y no excesivamente tierna.”

La carne de buey, que procede de animales de más de 1.100 kilogramos es un producto de lujo, debido a que es muy escaso por su alto coste de producción. Son animales alimentados de forma natural, con una clara merma y que necesitan de un proceso de maduración en cámaras con temperatura y humedad controlada.

Es rica en proteína, con alto aporte en aminoácidos esenciales así como potasio, fósforo, magnesio y vitamina B12.