Rouras new way food

“Al más puro estilo neoyorquino”. Así se presenta este novísimo establecimiento de Barcelona, un restaurante en el que se pretende potenciar un “nuevo concepto de entender la forma de alimentarnos”. En un local diáfano, totalmente acristalado, rodeado de vegetación y con una amplia terraza en la avenida Diagonal 593-595, de Barcelona, frente a los jardines de Ferrán Soldevila,  Rouras new way food  propone dejar atrás el típico menú o el tradicional entrante, segundo y postre. En realidad es una reconversión del típico buffet libre, en donde uno puede elegir lo que quiera, según sus preferencias y apetito, entre una carta ligera y moderna, en donde proliferan las ensaladas, los gazpachos, el arroz o la pasta. Para acabar con tartas de manzana, brownie o tarta sacher. El restaurante ofrece desayunos, almuerzos y meriendas apetecibles, basados en productos de panadería y repostería artesanales. Y es que, los propietarios de Rouras proceden del sector panadero, de ahí que otorguen tanta importancia al pan y las pastas. Ana Roura y Carlos Labelle son los artífices de este peculiar establecimiento.
    ¿Cuál es el origen de Rouras? ¿Tienen algún tipo de experiencia en el sector de la restauración?
Pues directamente no. Después de más de quince años en el sector textil, mi mujer Ana Roura y yo decidimos ampliar la oferta del negocio familiar, la Panadería Roura, una de las pocas panaderías artesanas con tres generaciones de experiencia en Barcelona, que todavía persisten en el sector como un claro punto de referencia en la ciudad. La idea era clara: abrir un establecimiento en donde se pueda desayunar y degustar productos de primera calidad y artesanales, pero en un espacio novedoso y original a la vez.

Tras año y medio de prospección, el panorama era evidente: el mayor porcentaje de bollería y de pan que se consumen actualmente en las cadenas existentes, bares y cafeterías, es industrial, con todo lo que conlleva esa palabra.

En el año 2005 se abre el primer establecimiento en el distrito de Sarriá, un local de pequeñas dimensiones y situado en una zona residencial de poco paso. Este primer punto de venta tiene como objetivo experimentar una idea inicial y sirve como banco de pruebas. Después de un inicio lento pero progresivo, debido a su situación, el concepto tiene una aceptación muy positiva, pero también tiene sus limitaciones debido a su reducido espacio. Prosiguiendo con la idea inicial, nuestros propios clientes nos demandaron ampliar nuestra oferta a la hora de comer, y es así que empezamos con los fogones. La oferta gastronómica sigue el mismo perfil: comida sin pretensiones para todos los días pero caprichosa y elaborada por profesionales de la cocina, que no chefs.

Comenta que es un local con un “nuevo concepto de entender la forma de alimentarnos. ¿A qué se refiere concretamente?
El concepto es sencillo: la adaptación de la manera de alimentarnos a nuestros tiempos actuales. Es decir, hoy en día, no tenemos tiempo (la mayoría) de pasar dos o tres horas comiendo en un restaurante, además del coste que representa para el bolsillo (casi imposible de asumir diariamente); también estas sometido a una dictadura, ya que no puedes escoger por ejemplo, dos entrantes y un postre… Lo habitual es tener que pasar por el aro y pedir un primero, segundo y postre. Luego tenemos el típico menú, más de lo mismo, porque te obligan a comer lo que te ofrecen, normalmente no todo es lo que te apetece y si te sales del guión, tienes que pagar… suplemento de pan, etc., por lo general el postre y el café dejan mucho por desear. El concepto Roura da la libertad de escoger según el perfil de cada persona.
¿Cuentas con un chef reconocido o has optado por un sistema de ensamblaje, haciendo uso de la 5º gama?
Como comentaba, no contamos con una gran “chef”, ya que las especialidades son muy sencillas. Pero intentamos elaborarlo todo a diario y de forma totalmente artesanal, incluido el pan y la bollería.
¿Cuáles son las especialidades de la casa?
Cuando me preguntan estos siempre digo que nuestra especialidad es la variedad. En este luminoso restaurante/café ofrecemos una gran variedad de alimentos donde cada uno elige lo que quiere, según sus preferencias y apetito: se puede  comer  una ensalada de pasta y acabar con un buñuelo o tarta de manzana; elegir un gazpacho con  tabulé y una generosa ración de brownie; y ¡cómo no!, para los que llegan con más apetito, un buen arroz seguido de salmón al vapor y tarta sacher.

Todo se elabora diariamente, como decía antes, la bollería, la pastelería y el pan lo hacemos por la noche, en nuestra panadería artesana Roura, y la comida por la mañana del mismo día. Ello nos permite cambiar diariamente las sugerencias y exponerlo todo para que el cliente pueda escoger visualmente, por el olfato, por el apetito y por el bolsillo. La carta es visual y el “menú” es múltiple, mucho más fácil para decidirse que estar leyendo un papel y, sobre todo, como he comentado anteriormente libre/free; tampoco hay sorpresas, lo que ves es lo que vas a recibir en la mesa, con I.V.A, pan y servicio incluido, o sea transparente, sin trampas… (si desean más pan tampoco lo cobramos).
¿A qué tipo de cliente va dirigido este tipo de restaurante?
A todo aquel que le guste elegir, pedir lo que le apetece, sin gastarse mucho dinero. Evidentemente, como estamos en una zona importante de negocios, pensamos mucho en un cliente de oficina, que necesita comer en poco tiempo, pero de forma saludable.
¿Es un concepto para franquiciar o para reproducir o simplemente habrá un Rouras?
El concepto Rouras es un modelo de negocio franquiciable, pero no a lo grande, ya que hay que guardar la esencia artesana y de calidad; es decir, puedes desarrollar el concepto siempre y cuando mantengas ciertas normas indispensables. Por ahora, nuestro objetivo es consolidarnos y el tiempo lo dirá. Por el momento, también hemos desarrollado el catering personalizado, que consiste en adaptarse a las necesidades de cada cliente. Actualmente trabajamos con importantes compañías de la zona, ofreciéndoles desayunos, almuerzos y meriendas. El take away también es uno de nuestros puntos fuertes.l
Izaskun Azpiroz