Saddle presenta su nueva carta de temporada

Verdinas con carabinero y majado de sus corales.
Verdinas con carabinero y majado de sus corales.

Tras posicionarse como enclave de visita obligada de la alta gastronomía en Madrid, Saddle presenta su nueva carta, con una propuesta que responde a uno de los compromisos que el restaurante asumía desde su apertura: poner sus fogones al servicio de la temporalidad.

Así, su carta está en constante evolución, cambiando casi por completo con la llegada de cada estación para incorporar el producto más exclusivo en cada temporada.

Con este primer cambio, productos como el erizo, la trufa negra, la angula, los guisantes o el cardo se convierten en protagonistas de la propuesta gastronómica invernal del restaurante cuyos fogones dirige el chef Adolfo Santos. Otros como el foie, las ostras o el caviar, que ya estaban muy presentes desde la apertura, se mantienen en la carta.

Los Guisantes con salsa de menta, sepietas y papada confitada, las Patatas a la importancia con guiso amarillo, navajas y erizo de mar, el Arroz meloso con setas, pato azulón y trufa negra o platos de cuchara como las Verdinas con carabinero y majado de sus corales o las Lentejas con guiso de setas y foie son algunas de las incorporaciones que ya están disponibles en el restaurante.

En esta nueva etapa, el servicio de sala liderado por Stefano Buscema seguirá siendo un elemento fundamental y un valor añadido del restaurante. De hecho, la nueva carta incluye la sección El arte del servicio en la mesa, donde se engloban diferentes elaboraciones que el equipo finaliza y sirve frente al comensal. Entre estas creaciones se encuentran el Lenguado Meunière a la brasa con verduras de temporada encurtidas o la Perdiz del campo con pepitoria de setas y Tatin de chalotas.

Otra de las novedades es la incorporación de su Menú Estaciones, una oda a la temporalidad con diez pases, ocho de ellos salados y dos dulces, entre los que se encuentran algunas elaboraciones que solo están disponibles dentro de esta degustación, como el Brioche tostado Brillat – Savarin, con huevo y trufa negra.

En el apartado de maridajes también se incorporan novedades. Así, el sumiller Israel Ramírez y su equipo han diseñado dos armonías, la armonía Estaciones y la Non Plus Ultra, especialmente pensadas para acompañar al menú degustación. Estas selecciones, que proponen un vino diferente para cada plato pensando en potenciar los sabores de cada elaboración, son un reflejo de la bodega del restaurante, ya que en ambas opciones se encuentran etiquetas representativas de cada país de origen presente en el restaurante.

Por su parte, el barman Alberto Fernández ha dado un giro a su carta de cócteles. Con nuevas propuestas, que beben de la coctelería clásica sin renunciar a los códigos y tendencias actuales, Fernández apuesta este invierno por la esencia de las especias.