Salou también existe: Villa Alexander, una joya gastronómico-cultural

El hecho de que Salou sea uno de los principales enclaves del turismo español y vecina localidad de un centro multiocio como Port Aventura o un destino gastronómico como Cambrills, no supone que carezca de restaurantes de alta gama.

Esta revista, que ya se ha hecho eco de algunos de ellos trae a sus páginas a Villa Alexander, la joya de la corona del grupo Ocisol que lidera Hilario Benítez, un self made men que, de la nada se ha hecho con un imperio en el mundo de las explotaciones de ocio nocturno, pero que consciente de la evolución de la demanda, ha sabido evolucionar hacia la restauración, apostando precisamente por la de alta gama con un alto componente de arte y cultura.

Para conseguir esto último , ha sabido combinar un recinto que respira arquitectura modernista catalana, a través de un edificio singular de principios de siglo XX, situado en el paseo de Sant Jaume, al borde de la playa, con una dotación de cuadros, colgados en las paredes de las distintas salas, en su mayoría firmados por Jaume Queralt, un maestro que viniendo del impresionismo combina ahora lo mejor del expresionismo con la geometría creativa, el simbolismo, y lo onírico.

Villa Alexander que está dotado, además de terrazas en distintos niveles y salas para restaurantes a diferentes alturas, para eventos sociales, reuniones de empresa y una bodega donde se va a montar una cava de jazz y un patio para flamenco, cuenta con una moderna cocina firmada por Adisa, donde se han ultimado los planes de Hilario Benítez para esta temporada: después de los buenos resultados con una cocina y carta creativa, este empresario ha querido volver a las raíces de la culinaria mediterránea y presenta nuevos platos caracterizados por su identificación de la cocina de mercado y de la lonja, dada la proximidad a las capturas de seafood de calidad y frescura.

Para ejecutar esa iniciativa Benítez ha contratado a Eduardo del Valle, que ha dirigido y creado restaurantes en Marbella y recientemente en Emiratos Árabes, gozando de amplia experiencia en hacer converger las virtudes de la cocina con las prestaciones de servicios en sala, dado que por ejemplo los postres se confeccionan delante del comensal y parte de los platos de la carta son creaciones propias, partiendo de la riqueza de las materias primas de las que se disponen en la zona.

Por ejemplo, además de platos como los que figuran en el anexo, son los mas pedidos el lenguado al cava, el chuletón de buey(800 gramos) y la parrillada de marisco. Todo ello a unos precios que permiten registrar tickets medios que no superan los 40-50 euros por persona.

Villa Alexander es uno de los pilares en los que Salou quiere lograr ensanchar las fechas en las que esa localidad es puntera dentro del turismo español. “Si nos limitamos a tocar el cielo sólo dos meses al año, acabaremos por cerrar” dice Hilario Benítez, el cual con sus conocidos cinco complejos de ocio octurno, ha sabido caminar hacia los negocios de restauración y particularmente los de alta gama, en los que la gastronomía, el arte y la cultura puedan ofrecerse conjuntamente en un enclave que goza de excepcionales condiciones climáticas, comunicaciones y recursos naturales.