Serunión hace posible que 2.500 mayores o dependientes coman en casa sin cocinar

Cada menú incluye primero y segundo plato, pan y postre. Los beneficiarios son personas mayores, con dificultades económicas o dependientes cuya prestación depende de un informe preceptivo de los Servicios Sociales.

Este informe certifica tanto la capacidad de los destinatarios para la preparación de la comida como la autonomía necesaria para la ingesta de los alimentos.

El “menjar a casa” llega hasta 220 municipios repartidos por las provincias de Valencia y Castellón.

El cuidado de las personas acogidas a este plan va a cargo de más de 40 repartidores que, además de llevar cada comida a su destino, acompañan y asesoran a los beneficiarios con el objetivo de contribuir a la mejora de su salud, bienestar y calidad de vida.

Con esta reciente adjudicación, para tres años y prorrogable otros tres, Serunión ha conseguido el mayor contrato para su SAD por un valor de 13,3 millones de euros.