Serunion y Aramark en la Fórmula 1 de Montmeló

Mientras en el paddock de Montmeló, escuderías como Ferrari se permiten el lujo de desplazar un par de camiones (se habla de que se dedica el 8% de sus presupuestos a servicios de alimentación), uno con cocina incluída y un chef como Vincenzo Santangelo para dar de comer a la familia que viste de rojo y que llega a consumir en un día doce kilos de pasta y mil cafés durante las jornadas que dura el evento, la organización confía en experimentadas empresas de restauración colectiva para atender las necesidades gastronómicas de la multitud de espectadores.

Así, por ejemplo, alrededor de la pista existen más de 120 puntos de restauración de servicio rápido, donde se ofrecen cajas de picnic, por un pedido mínimo de 20 euros. Éstos incluyen bebidas, comidas y bocadillos.

Además, también existen en el circuito tres lugares donde se puede disfrutar de una comida completa, bajo el nombre de ‘Menú’. En ‘Gourmet Grille’ y ‘Mediterranean’ se puede comer por 45 euros. Hay asientos tipo picnic y el menú incluye primer plato (varias ensaladas, fideos o paella), plato principal (una selección de carnes con guarniciones), postre (helado o ensalada de frutas), una bebida (refrescos, agua mineral, bebidas energéticas o cerveza), pan y café.

Estos servicios son ofrecidos por Aramark. Pero también el grupo Serunion, a través de su división de Empresas que se conoce con la marca de Singularis, atendió zonas del recinto más directamente vinculadas a compromisos con asistentes Vip, de modo que progresivamente, este tipo de empresas está diversificando hacia servicios en concentraciones no sedentarias como las grandes competiciones deportivas, puesto que su capacidad y organización y logística es hoy por hoy, insuperable.