“Si se hacen las cosas con pasión, los beneficios materiales llegan por sí solos”

¿Qué cambios observa en la evolución de las pizzerías en España, desde que se implantó O Mamma Mia hace 40 años?
Cuando mi padre abrió el primer O Mamma Mia, pocos sabían lo que era una pizza o una lasagna… fuimos los pioneros en la restauración italiana.

Hoy en día a cada paso que vas te encuentras con una “pizzeria”. Algunas son realmente buenas, pero la mayoría son simples cafeterías que sólo por ofrecer “pizzas” en su menú, se hacen llamar “pizzerías”.

Los clientes ahora son mucho más críticos ya que viajan, y la oferta es muy grande, por lo que ahora no hay lugar a error ¡o te quedarás sin clientes rápidamente!
 
En 1996 comienzan a operar en franquicia ¿Es 2012 una fecha de relanzamiento? ¿Un nuevo enfoque? ¿Hay diferencias?
Cuando nos propusimos ser franquiciadores en 1996, no lo teníamos muy claro. No entendíamos cómo alguien externo a la familia podría dedicarse con pasión a O Mamma Mia. Sin embargo nos llevamos una sorpresa muy positiva. Aún así, nuestra empresa no estaba preparada aún para crecer bajo este sistema, por lo que NO nos dedicamos a la expansión, los únicos restaurantes que dábamos en franquicia, era a conocidos: clientes de nuestros restaurantes, familiares de franquiciados, etc…

El 2012 es un año en el que, después de mucho trabajo, tenemos una estructura que nos permitirá crecer bajo franquicia, sin olvidar el crecimiento orgánico.

Ahora con 40 años de meteduras de pata y de logros, tenemos algo muy valioso que ofrecer a nuestros futuros franquiciados, ellos se van a ahorrar esos 40 años…
 
¿Hay correlación territorial entre la sede central y la expansión de la enseña? ¿La mayoría en Andalucía y nada en el norte de España? ¿Será zona prioritaria donde todavía no están?
Efectivamente nuestro crecimiento se ha basado principalmente en la zona de Andalucía, saliendo sólo a Madrid y a Murcia. En estos momentos nuestro interés se centra en el norte de España, y después de los éxitos fuera de Andalucía, no dudamos de que conseguiremos más.
 
¿Cómo ha evolucionado el ticket medio en la cadena?
No ha variado mucho, seguimos siendo un restaurante italiano de calidad a unos precios muy asequibles. Siempre nos hemos diferenciado por esto.

Nuestros clientes pueden disfrutar desde 12 € a 15 € por comensal.
 
¿Cuál es el perfil del franquiciado que poseen en la actualidad y cuál buscan en el futuro inmediato?
En la actualidad, nuestros franquiciados son empresarios que buscan un autoempleo, se dedican en cuerpo y alma a su restaurante.

Los próximos, aunque esa fórmula siempre funciona, no necesariamente deben de franquiciarse por autoempleo, sino como inversión, ya que nuestra gestión ha cambiado precisamente para que no dependa el negocio tanto de la presencia del propietario.
 
¿Qué grado de cobertura al franquiciado posee la central de franquicias? ¿Formación? ¿Primeras materias? ¿Equipamiento?
La formación pre-apertura, la formación durante los primeros días de vida del nuevo O Mamma Mia, y, por supuesto, la formación cada vez que el franquiciado lo necesite.

Suministramos el 80% de la materia prima, y los equipamientos necesarios. El franquiciado puede optar por un “llave en mano” de su local, para que no tenga que preocuparse por nada.

Gracias a nuestro completo sistema de gestión informático, el franquiciado podrá controlar su negocio desde su smart phone.
 
¿Cuál es el ‘share’ de ventas de pizzas y pasta con relación al resto de platos italianos de la carta? ¿Cada cuánto cambian la carta?
La carta la solemos cambiar una vez al año, seguimos manteniendo muchos de los platos de hace 40 años, y vamos añadiendo nuevas recetas según las últimas tendencias. Tenemos clientes que vienen desde hace 40 años para comer nuestros spaghetti bolognese o nuestra lasagna, y también quienes se atreven a sabores más exquisitos como la trufa con pera, o los Funghi Porcini…

Nuestro fuerte son las pizzas, y las pastas, aunque prácticamente salen todos los platos de nuestra carta (carnes, antipasti, insalate…).

¿Poseen servicios de delivery o take away?
Poseemos delivery, aunque lo que hemos hecho es crear una marca para negocios destinados exclusivamente al esto (Piccolo), ya que creemos que así daremos un mejor servicio tanto en casa como en el propio restaurante. Son negocios más atractivos ya que requieren una inversión mucho inferior a la de un restaurante.

¿Qué les ha llevado a instalarse en El Corte Inglés? ¿Poseen experiencias similares? ¿Poseen la mayoría de las pizzerías en calles de alto tráfico o en centros comerciales?
La verdad es que a veces las cosas pasan sin más. Un día en mi oficina recibí una llamada y era el jefe de marketing del Corte Inglés de Málaga, proponiéndome abrir un O Mamma Mia en la sexta planta del centro. Querían un italiano, y ¡cuál mejor en Andalucía que O Mamma Mia!, así que dicho y hecho, un mes y medio más tarde teníamos abierto nuestro restaurante ahí.

Creo que ninguno esperábamos tener tanto éxito.

Trabajar en El Corte Inglés está siendo una experiencia maravillosa, y nos está formando aún más como empresa. Si mi nonna levantara la cabeza y lo viese…

Si una empresa como El Corte Inglés ha confiado en nosotros, ¿por qué no hacerlo un posible franquiciado?
Nunca antes habíamos abierto en ninguna gran superficie, aunque ahora no es una posibilidad que descartemos.

¿Cómo están superando la crisis? ¿Qué medios utilizan?
Con imaginación, con paciencia pero, sobre todo, levantándote cada mañana con mucha, mucha MOTIVACIÓN. Y eso hay que currárselo, hay que tener siempre aspiraciones para mejorar lo que tienes, diversificar, crecer… mi padre siempre me dice “se es siempre joven mientras los proyectos sean superiores a los recuerdos”.

¿Cuáles son los proyectos más relevantes de cara al futuro?
Hemos creado un nuevo concepto siempre de la mano de O Mamma Mia que hemos bautizado con el sobrenombre de Piccolo, nuestra línea de fast food all’italiana, en espacios muy reducidos y tiempos de preparación no superiores a siete minutos. Con una oferta de pizzas pastas y antipasti, servidos en materiales desechables, reduciendo así el personal y optimizando los costes al máximo.

Ya hemos abierto un primer local en el centro comercial de El Corte Inglés de Cádiz, y tenemos un ambicioso plan de expansión para abrir cincuenta locales de este tipo en cinco años. En principio la idea es abrir tanto en propiedad como franquicias. Para este concepto, la inversión inicial estimada es de 70.000 – 90.000 euros.