Sol Meliá enfrenta las turbulencias de la economía internacional

Un comunicado de la compañía afirma que estas cifras se explican también por la compleja situación económica internacional, así como por la discreta temporada turística registrada en España, debida a la excepcionalidad de la quiebra de dos de los cinco mayores touroperadores británicos, y por el agravamiento en las dificultades que vienen atravesando las compañías aeronáuticas, especialmente desde mediados del verano pasado, lo que ha tenido un impacto más intenso en algunas zonas concretas como es el caso de Baleares, donde el RevPAR ha caído un 9,7% entre enero y septiembre pasados.

De esta manera, Sol Meliá mantiene unas previsiones conservadoras para los próximos meses, con un previsible descenso en el segmento de negocios motivado por la crisis económica global, que tendrá también un impacto en los niveles de reservas en los establecimientos de América Latina, a pesar del buen comportamiento previsto en República Dominicana. El descenso progresivo de la demanda de los mercados estadounidense y mexicano y las reservas de última hora tendrán también un efecto negativo en el comportamiento de esa región.

Ante este panorama económico internacional, la compañía hotelera asegura que mantiene las prioridades incluidas en su Plan Estratégico 2008-2010, entre las que destaca una clara orientación hacia la revalorización de sus marcas hoteleras, si bien en estos momentos se encuentra más enfocada en la implementación de una serie de medidas para afrontar la crisis global, concentradas en torno al control de costes operativos, a la reducción de costes financieros y a la flexibilidad en su política comercial.