Soluciones Brother para la trazabilidad y el etiquetado de alimentos

Los restaurantes, cocinas, hoteles y buffets están obligados a velar por la seguridad de los consumidores y minimizar los riesgos para la salud, en todos los alimentos que elaboran y sirven a sus clientes. Una precaución que se ha acrecentado debido a la pandemia de COVID-19 y ha ocasionado que deban extremarse aun más las medidas higiénicas.

Los consumidores se cuestionan más que nunca la trazabilidad de los alimentos. A ello han contribuido factores como el crecimiento del número de vegetarianos (ya sea por cuestiones alimenticias o por razones éticas), el alto porcentaje de personas con algún tipo de alergia (entre un 10 y un 40% de la población mundial, según la WAO) o los numerosos casos de intoxicación alimentaria (salmonelosis, listeriosis, etc.). Estas enfermedades son causadas, casi siempre, por alimentos mal cocinados, en mal estado o conservados de forma incorrecta.

Por otra parte, para cumplir con toda la normativa es esencial la trazabilidad, es decir el seguimiento de cada alimento en todas las etapas del proceso, mediante un etiquetado preciso y correcto. En nuestro país, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) es el organismo de supervisión independiente que vigila la seguridad e higiene de los alimentos y proporciona directrices sobre el etiquetado.

Por todas estas razones, el etiquetado de alimentos se ha convertido en un factor fundamental en la hostelería. Pero a menudo, el equipo de cocina debe crear o modificar las etiquetas de los alimentos en lugares con mucha carga de trabajo y movimiento, donde al personal no le sobra el tiempo. A lo que hay que añadir la humedad, la temperatura o la grasa, que pueden borrar o hacer imposibles de leer las anotaciones manuscritas en las etiquetas.

En la cocina de un restaurante o un hotel, cada vez que se descongela o utiliza por primera vez un ingrediente debe calcularse durante cuánto tiempo se mantendrá en perfectas condiciones para su consumo, y consignarlo en una etiqueta.  A menudo, esta tarea se realiza a mano, pero cualquier error en el cálculo de las fechas o la malinterpretación de la letra manuscrita puede suponer un riesgo importante para la calidad del producto, para la salud de los clientes y, por tanto, para la marcha del negocio. Por si fuera poco, las prisas y el ajetreo constantes de toda cocina no facilitan precisamente que los empleados pongan el debido cuidado en la conservación de los alimentos y su trazabilidad.

Las impresoras de etiquetas autónomas de la serie TD de Brother constituyen una herramienta muy útil para ayudar a los restaurantes y hoteles a cumplir con la normativa vigente, ya que solucionan con eficacia los dos principales problemas del etiquetado en cocinas: el cálculo mental de fechas (muy proclive al error humano) y la legibilidad de las anotaciones (la impresión térmica es más resistente al borrado que la tinta de bolígrafo o rotulador, y los números y caracteres son inequívocos).  Las impresoras autónomas de la serie TD de Brother permiten obtener de manera inmediata etiquetas claras y legibles, calcular automáticamente la fecha de caducidad de cada alimento (por ejemplo, después de descongelarlo), preconfigurar y personalizar diferentes etiquetas, almacenarlas en la memoria interna y acceder rápidamente a ellas mediante una pantalla táctil, incluir logotipos y códigos de barras… Además, no necesitan tinta ni tóner y son fiables y robustas, características muy convenientes en una cocina.

 

En definitiva, las etiquetadoras de la serie TD de Brother son una solución completa para ayudar a erradicar errores y confusiones facilitando la labor de los profesionales que almacenan, manipulan y transforman alimentos. La industria alimentaria, en todas las fases de la cadena logística, se rige por la legislación sobre etiquetado de alimentos y las empresas necesitan herramientas de impresión que les permitan cumplir la normativa legal de su país. En este sentido, Las soluciones Brother para el sector alimentario son una fuente de tranquilidad y una garantía de seguridad para cualquier comedor, hotel o restaurante.

Más información sobre sus productos y servicios en brother.es