“Somos un gran sector y seguimos teniendo futuro”

Palabras que no debe llevárselas el viento, pese a que los resultados del pasado año no permitan mirar el presente con optimismo, ya que es evidente que ante la caída de la demanda, el sector ha tenido que poner todo su empeño en recuperarla, a la vez que mediante una revisión de la política de gestión de sus negocios, se prepara para que nunca más, una nueva fase baja del ciclo económico, le coja desprevenido.

La entrada de jóvenes valores en el sistema de restauración, es otra baza que hay que jugar por parte de aquellas empresas que desean insuflar aires nuevos a su desarrollo. Afortunadamente, las escuelas de hostelería y a otro nivel las de formación profesional, disponen ya de un plantel de profesionales, suficientemente preparado para su incorporación a las empresas, donde la nueva frontera que abre la revisión actual de la política de contratos laborales, debe favorecerla. Con rigor en la gestión y nuevos efectivos, el futuro nos pertenece.