Stickhouse, el polo artesanal italiano

De hecho, el secreto de su fórmula está en el modo como presentan sus productos. El vendedor ofrece la posibilidad de personalizar cada polo con varias coberturas y granillos, a petición del cliente y en el mismo momento de la compra. El polo se elabora delante del cliente, dispuesto a llevárselo para tomarlo al momento, aunque, Stickhouse también ofrece cajas para llevar una o más unidades de polos.
“Los puntos fuertes de la empresa son la variedad en la oferta, la originalidad, la imagen del producto, la relación calidad-precio, y, por supuesto, el helado cien por cien natural, entre los que destacan los helados aptos para personas celíacas, ya que no contienen gluten”, explica la responsable de comunicación de Stickhouse BCN, Marta Pérez.

Helados naturales para celíacos y polos probióticos
Y es que, además de las presentaciones, Stickhouse explota mucho el carácter natural de sus productos. En el caso de los sorbetes, por ejemplo, utilizan solamente ingredientes absolutamente naturales. Fruta, leche y nata fresca junto con las “bases Stickhouse” y con las decoraciones garantizan un producto sano, con cuerpo y con sabor persistente, pero también un producto atractivo y fácil de tomar.

Para esta nueva temporada, la firma no sólo potenciará los sabores ya tradicionales de la casa, sino que ofrecerá nuevas recetas sorprendentes, como los polos de soja, el de Moringa (concentrado natural de vitaminas C y A, calcio, potasio y proteínas), los probióticos (para reforzar las defensas del organismo) y también los polos con fructosa (con bajo índice glucémico). No es gratuito que la empresa heladera ofrezca este tipo de sabores, ya que, desde sus orígenes, no han cesado “en su afán de poder llegar a todos los públicos y especialmente a las personas con intolerancias y alergias alimentarias”, apunta Pérez. Sin embargo, y pese a la gran variedad de sabores, los productos que siguen teniendo más éxito entre los consumidores españoles son los polos de chocolate, mezclados con otros sabores, junto con uno también muy especial, el polo de mojito.

Origen italiano, expansión por España
Stickhouse inició su expansión en España el pasado 2010, después de su fundación en Italia en 2006. De todas formas, la trayectoria profesional de la casa madre se remonta a varias décadas atrás. Tras 30 años de actividad en el sector del helado, la C.C.F. Srl ideó una máquina capaz de producir el polo artesanal utilizando una tecnología con dos objetivos, la facilidad de su uso y la inversión contenida. El objetivo se alcanzó en el pasado 2006 y la C.C.F. inició la producción y venta de “La Ghiacciola”, ofreciendo al mercado italiano y al mundo del helado artesanal una gran novedad: el polo artesanal. Explotando el principio de la microcristalización esta máquina es capaz de producir un helado con cuerpo y sabor intenso, utilizando ingredientes simples, genuinos y naturales, como frutas o cacaos. Un año después, en el 2007, nació Stickhouse Srl. con el objetivo de dar vida a un concepto que permita abrir una heladería gracias al nuevo sistema de trabajo y con una inversión mínima.

En la actualidad Stickhouse cuenta con 31 locales repartidos por todo el mundo, tres de ellos en España (Barcelona –local propio-, Lloret de Mar y Sitges, también en Barcelona –franquiciados-). La idea y el objetivo de la firma es crecer de manera constante. De hecho, la masterfranquicia para España, Portugal y Andorra, que la gestiona Stickhouse BCN, tiene entre sus planes más próximos abrir tres nuevas heladerías en las ciudades de Málaga, Palma de Mallorca y Platja d’Aro (Girona). JIsabel Acevedo