Subway cambia de eléctrica en busca de fuentes 100% renovables

La cadena de bocadillerías Subway ha seleccionado a Holaluz como proveedor oficial de energía eléctrica para sus restaurantes españoles con el objetivo de reducir la factura eléctrica de los franquiciados y garantizar que la cadena que la energía que consumen procede de fuentes 100% renovables.

Desde la firma de esta alianza, los franquiciados de la compañía han logrado un ahorro medio anual de 1.300 euros por restaurante en su factura eléctrica. Por otro lado, cada restaurante recibe informes mensuales que permiten al franquiciado controlar el gasto de su negocio con eficiencia y cuentan con un gestor personal que les asesora en cuestiones de ahorro en el consumo.

Este acuerdo ha sido alcanzado por la European Independent Purchasing Company Limited (IPC), una organización -sin ánimo de lucro-, propiedad de los franquiciados de Subway, que actúa como su central de compras y que colabora en todas las cuestiones relacionadas con la logística de sus negocios para mejorar su beneficio y competitividad. Actualmente gestiona contratos por un valor superior a los 2.000 millones de euros en representación de los más de 5.500 restaurantes Subway que operan en Europa.

IPC Europa fue creada hace 15 años, siguiendo un modelo ya implantado en Estados Unidos y Asia. Su objetivo es ofrecer a los franquiciados de Subway servicios y beneficios financieros a través de compras en gran volumen y una cadena de suministro con operaciones pan-europea.

En palabras de Franck Adjovi, jefe de servicios del Departamento Comercial de IPC Europa: “Esta unión es una muestra más del trabajo que llevamos a cabo en la IPC Europa para alinearnos con la responsabilidad medioambiental de Subway: planificar y gestionar la modernización de la cadena de suministro para asegurar la reducción de la energía y el agua que consumimos, y la cantidad de residuos que generamos, sin olvidar nuestra principal misión de cara a los franquiciados: trabajar para mejorar la rentabilidad de sus restaurantes a través de la reducción de costes”.

Dentro de su política de sostenibilidad, desde 2010 Subway ha desarrollado importantes cambios en sus operaciones y restaurantes de todo el mundo que han permitido reducir drásticamente su huella de carbono, a través de medidas como sustituir las iluminarias interiores y exteriores por LEDs, comprar electrodomésticos de bajo consumo, utilizar embalajes reciclables y/o provenientes de materiales reciclados y reducir el gasto de agua y de residuos generados en los restaurantes.