Tras su entrada en el accionariado de Tuk Tuk Asian Street Food en 2019, el especialista europeo en corners de sushi en retail, KellyDeli, ha comenzado a expandir kioscos de la cadena española bajo la marca Bam’Tuk en supermercados de los 11 países donde opera.

Por Javier Mesa

El viaje a la cocina callejera del sureste asiático emprendido hace 6 años en un pequeño local del centro de Madrid por Olivier Blomme y Rick Newby, acaba de hacer parada en un nuevo mercado, el del retail. A los 7 restaurantes y 3 dark kitchens con los que contaba Tuk Tuk Asian Street Food a cierre del año pasado, se han ido sumando en los últimos meses otros 26 puntos de venta en formato corner en supermercados de varios países europeos (14 en España, 7 en Francia, 2 en Italia, 2 en Reino Unido y 1 en Bélgica), en cadenas como en Carrefour, CORA, Asda o Monoprix.

En un año marcado por la pandemia y el trasvase del consumo hostelero en sala hacia el delivery, el take away y, poco a poco, a las superficies de comida preparada de los supermercados, los responsables de Tuk Tuk han sabido adaptarse y adelantarse a al mercado. No es la primera vez que los empresarios se anticipan a las tendencias de la restauración organizada, ya que años atrás ya apostaron por implantar un modelo mixto de crecimiento entre establecimientos con sala y servicios de envío a domicilio y unidades de dark kitchens dedicadas por completo al delivery.

Ahora, su irrupción en la omnicanalidad con puntos de venta dentro del retail llega de la mano de la multinacional de origen francés KellyDeli, presente en superficies comerciales de 11 países europeos a través de sus puestos de comida para llevar de diferentes marcas y líder en kioscos de sushi con cerca de 1.000 unidades.

Sin embargo, la génesis de este movimiento se aleja en el tiempo en el que la marca española se encargaba de fabricar las salsas del concepto que KellyDeli estaba implantando en torno a la comida del sudeste asiático que se denominó Bam’bu. “Al ver que el resultado no era el mismo que el que conseguíamos nosotros en las cocinas de los locales de Tuk Tuk, iniciamos unas conversaciones de colaboración por las que llegamos a la conclusión de que nosotros podíamos encargarnos de desarrollar la nueva marca”, explica Olivier. “Ellos eran expertos en sushi y no en sudeste asiático. Nosotros éramos expertos en sudeste asiático, pero no en retail. Era el matrimonio perfecto. Así, el 23 de julio de 2019 por la mañana firmamos con KellyDeli la entrada en nuestro accionariado y por la tarde recogíamos el premio Hot Concept en la categoría Casual Dining”.

Uno de los kioscos operativos de Bam'Tuk con el look&feel de Tuk Tuk.
Uno de los kioscos operativos de Bam’Tuk con el look&feel de Tuk Tuk.

Meses después, en enero de 2020, se incorpora a la estructura de la enseña española Ander Hilario, actual General Manager de la cadena, y la persona designada para ayudar a los fundadores en el desarrollo del nuevo concepto en el canal retail y desarrollar el resto de canales de la marca: restaurantes, dark kitchens y delivery, tanto de red propia como en franquicia.

Ensamblaje con KellyDeli

“Nuestro ensamblaje en el catálogo de KellyDeli ha sido el resultado de una conversación en la que nosotros aportamos a una empresa con una cultura diferente el punto diferencial de Tuk Tuk que consideramos que les iba a aportar más tráfico en su oferta. Todo muy fluido por su conocimiento del retail y por la aportación de los 30 años conjuntos de experiencia vital de Rick y Olivier en países del sudeste asiático, la frescura de las salsas y originalidad de unas recetas que llevamos al entorno de las grandes superficies adaptadas a las necesidades del cliente en un determinado momento de consumo y vestidas con ese aire gamberro que diferencia a la marca de Tuk Tuk”, explica Ander Hilario.

Los colores y el ambiente de la nueva marca, que finalmente se ha denominado Bam’Tuk, mantienen la esencia de Tuk Tuk en unos puntos de venta donde se sirve la misma comida que en los establecimientos de la cadena, porque, como explica Rick Newby, “trasladamos un restaurante al supermercado con la misma esencia con la que nació nuestra marca de comida callejera a través de un concepto open kitchen donde se cocina al momento. Es la esencia de Tuk Tuk en el propio supermercado”.

Los corners de Bam’Tuk —operativos ya en España en centros de Carrefour— son espacios donde los platos se preparan al momento por parte de cocineros formados en restaurantes de Tuk Tuk en la preparación de un surtido reducido de su carta adaptado a la gran superficie con grandes éxitos como el pad thai o el nasi goreng. “Este formato nos permite es desarrollar aún más nuestra vertical de take away y abrir un nuevo canal para el desarrollo de la marca”, aclara Hilario.

Un modelo negocio en el que todos ganan

Para conseguirlo, cuentan con la fuerza de una compañía como KellyDeli que ha sabido implantar un modelo de negocio en grandes superficies basado en acuerdos de cesión de espacios con operadores de retail para instalar unidades que posteriormente se franquician a terceros. Estos franquiciados son formados en alguno de los kioscos de las marcas del portafolio de la multinacional que se encarga después de supervisar su funcionamiento. “Este es el know-how que estamos implantando con Bam’Tuk y que nos ha permitido implantarnos sin una inversión significativa de capital adicional”, recalca el General Manager de Tuk Tuk. “Hemos conseguido dar con un concepto que funciona tanto para el retailer, que se lleva un porcentaje de la venta; para el grupo, porque percibe una comisión; y al partner del corner, porque al final del día también obtiene una rentabilidad”.

Sexy Siao Bao, uno de los grandes éxitos de la carta de Tuk Tuk Asian Street Food.
Sexy Siao Bao, uno de los grandes éxitos de la carta de Tuk Tuk Asian Street Food.

En esta primera fase de conquista de los supermercados, los responsables de Tuk Tuk se encuentran analizando las implicaciones operativas de este formato incipiente en la que entran en juego diversas variables como la ubicación del kiosco, el estar dentro de un centro comercial o no, el acceso a la superficie, la proximidad al cliente y el radio razonable de llegada ante un hipotético servicio de delivery. Como explica Ander Hilario, “empezaremos con el lanzamiento del concepto y consolidándolo con los básicos de la marca y, poco a poco, veremos si conectan en Europa con la red de distribución de las plataformas de delivery. A nivel grupo, entre las estrategias de crecimiento, sin duda entra el que los kioscos puedan hacer delivery dentro del radio de 2 ó 3 km que permiten los agregadores. Hay que tener en cuenta que los puestos de Bam’Tuk funcionan como unidades independientes de la marca”.

Hasta 55 nuevas unidades de Bam’Tuk

Con estos mimbres, Olivier Blomme estima que “en 2021 podríamos abrir otras 55 nuevas unidades de Bam’Tuk y alcanzar a los 300 kioscos operativos en Europa en un plazo de tres años. Hay que tener en cuenta que además del delivery, durante la pandemia, los supermercados no han dejado de trabajar y han fomentado el crecimiento de los puestos de comida preparada para llevar”.

Entre los planes de la compañía, también se contempla el desarrollo de una línea de salsas bajo la marca Bam’Tuk cuya comercialización tenga cabida tanto en los lineales de los supermercados, como en los propios restaurantes o el canal de delivery/take away. En este sentido, los kioscos servirían para plantar la semilla de la venta cruzada.

En este sentido, los directivos de Tuk Tuk reconocen que 2020 les ha dejado grandes “sorpresas” a pesar de la Covid-19, como el buen funcionamiento de la marca durante el confinamiento. “Pero es una sorpresa entre comillas porque teníamos hecho un gran trabajo previo, con un packaging pensado por y para el delivery, al igual que las recetas; con un look&feel divertido, fabricado con material Bio respetuoso con el medio ambiente, etc.  Por eso, cuando llegó el momento de dar el salto absoluto a la operativa full-delivery, estábamos ya adaptados”.

Este periodo les ha permitido identificar las grandes fortalezas de una enseña que presenta un porcentaje significativo de delivery en su mix de venta, “lo que nos permite tener un modelo rentable por cada restaurante, a diferencia de otros conceptos que dependen más de la sala”, afirma Ander Hilario. Así, Tuk Tuk sigue trabajando en el crecimiento de su red de restaurantes a nivel nacional e internacional, “porque estamos convencidos de que cuando salgamos del túnel y nos encontremos en la normalidad que nos toque vivir, ya estaremos listos para seguir abordando la expansión con éxito, porque no tengo dudas de que la gente quiere volver a los restaurantes”.

Análisis de la hostelería

En su análisis de los nuevos hábitos, la marca ha introducido cócteles en su oferta.
En su análisis de los nuevos hábitos, la marca ha introducido cócteles en su oferta.

La reflexión abierta dentro de la marca en 2020, les ha llevado, según explica Rick Newby, “aprovechar la oportunidad para cambiar la forma en la que trabajamos, en la que nos planteamos el futuro, nuestra visión de cómo van a ser las cosas y cómo les vamos a hacer frente, por lo que hemos diseñado diferentes estrategias que sirvan de semilla. Hemos analizado cómo va a ser la industria hostelera resultante de la pandemia y estaremos listos para cuando llegue ese cambio”.

Como recuerda Olivier, su otro co fundador, “en Tuk Tuk sabemos que queremos desarrollar tres líneas de negocio muy claras. La base siempre van a ser las salas de los restaurantes porque es donde nacen la imagen y la experiencia de marca y debemos seguir desarrollando su expansión aprovechando nuestro backup para abrir y crecer más rápido. Después, el delivery; desde el principio hemos visto el potencial del canal online con servicio a domicilio y, ahora, con las dark kitchens como negocio que se ha duplicado en importancia por la Covid-19. Y ahora tenemos la tercera pata de los kioscos en retail, una rama muy interesante a nivel europeo porque en un par de años podemos ya estar presentes con Bam’Tuk en 11 países o más porque tenemos un partner con el que ir de la mano en su crecimiento internacional”.

Y es que los fundadores de la cadena son firmes convencidos de que, en aquellos países donde tengan presencia en supermercados con Bam’Tuk, deben tener uno o dos restaurantes de Tuk Tuk Asian Street Food para reforzar la marca.

Su business plan contempla así un cierre de 2021 con otras 10 unidades nuevas abiertas entre restaurantes y dark kitchens, formato en el que ahora se abren a franquiciar. “A pesar de la situación en la que estamos, es cierto que el nivel de interés por parte de posibles franquiciados es alto, incluyendo en el terreno de las cocinas fantasma. Antes eran exclusivamente propias, pero dada la profesionalización que se está dando en el sector en los últimos meses, hemos abierto la posibilidad de franquiciarlas”, explica Ander Hilario.

Ellos lo tienen muy claro: “estamos posicionando la compañía en los canales que consideramos que van a ser más relevantes en el futuro”. Y si el retail compite con la hostelería, ha llegado el momento de adaptarse a esta realidad compitiendo en el mismo terreno.

Ramen Filipino de la nueva carta de Tuk Tuk.
Ramen Filipino de la nueva carta de Tuk Tuk.