Ultramarinos Pirulo, la oferta castiza de Andeka González

Utramarinos Pirulo basa su oferta en productos madrileños de máxima calidad.
Utramarinos Pirulo basa su oferta en productos madrileños de máxima calidad..

Ubicado en el número 13 de la calle Ibiza en Madrid, abre sus puertas Ultramarinos Pirulo, una taberna castiza a cargo de del equipo de Florida Retiro con la que rinden homenaje a Luis Ortega, Pirulo, un vecino que dedicó gran parte de su vida a jugar e intercambiar cromos con niños en el Parque del Retiro. Y fue precisamente en la calle Ibiza donde convirtió su informal puesto plegable de chucherías en una pequeña tienda en la que, además de hacer trueques, vendía caramelos y dulces. Ahora, su reconocido apodo, Pirulo, da nombre a esta taberna donde la máxima será el disfrute del buen comer.

A manos del cocinero Andeka Gónzalez, también chef ejecutivo de Florida Retiro, Ultramarinos Pirulo ofrece una cocina de producto de máxima calidad con pasaporte madrileño. Entre las especialidades de la carta, la propuesta alberga aperitivos para picar y compartir como boquerones fritos en escabeche casero de la abuela y queso de la Sierra de Guadarrama en AOVE; diversos embutidos al corte de antaño con un sabor inconfundible, como el lomito de presa o la sobrasada de cerdo ibérico negro; y fritos y patatas crujientes elaborados en aceite de oliva virgen, como las croquetas de jamón ibérico o de bacalao y espinacas, chipirones de anzuelo con mayonesa de camarón, las bravas del Pirulo o huevos rotos con gambas de cristal.

Para continuar con la experiencia gastronómica, los comensales podrán degustar carnes con todo el sabor de la brasa como la chuleta morucha, la oreja crujiente con parmentier de patata trufada y las carrilleras de cerdo ibérico a la madrileña; y platos equilibrados de la huerta de Pirulo como las habitas salteadas con cecina y huevo frito, alcachofas fritas con veloute de jamón y manitas, o los pimientos del piquillo rellenos de bacalao ajoarriero. Y para un dulce final, los postres reúnen capricho y tradición con opciones como las natillas de galleta y caramelo como las de la abuela, el flan de queso al baño de María, y un mousse de chocolate, gajos de naranja y crumble de galleta.

Ultramarinos Pirulo ofrece una selección de tapas y raciones de toda la vida que se pueden disfrutar en barra o en mesa alta junto a una completa oferta de bebidas, cócteles de autor y más de 20 referencias de vino. El interiorismo, a cargo de Amaya de Toledo y Manolo Yllera, recuerda a los antiguos ultramarinos de la capital, de carácter vintage y desenfadado.

Plato de alcachofas fritas de Ultramarinos Pirulo .
Plato de alcachofas fritas de Ultramarinos Pirulo .