Un logro científico fundamental para el futuro del atún rojo

El proyecto se inició en 2008, y aunque todavía estamos en una primera fase de desarrollo de las investigaciones, queda claro que si se confirman las expectativas creadas, se abre la puerta a la acuicultura del atún rojo”.
Por otro lado, para contribuir a la pervivencia de la especie, Balfegó utiliza la técnica del cerco, que está considerada la más sostenible de todas las que se utilizan en la captura del atún. Se trata de una pesca monoespecie, lo que reduce a cero las capturas de otras especies; permite devolver al mar los ejemplares que no alcanzan una talla mínima; el arte del cerco posibilita que si las capturas superan las cuotras asignadas, puedan devolverse vivas a su medio natural; y se ha demostrado que los ejemplares, una vez capturados y dentro de las jaulas, se siguen reproduciendo. Para todos los interesados en el presente y futuro del atún rojo como especie, Balfegó ha organizado para el próximo 14 de octubre en L’Ametlla de Mar una jornada gratuita sobre el tema. (www.grupbalfego.com)