Un servicio que vende

Según DBK, el mercado de las ventas en mostrador alcanzó en 2005 los 1.740 millones de euros, un 8,7% más que en el ejercicio anterior, mientras que el delivery se situó en 310 millones de euros, con un crecimiento del 3,3%. Por tipo de establecimiento, las bocadillerías, tras varios años de crecimiento inferior al cinco por ciento, fue el segmento que más creció en 2005, concretamente un 10,4%, hasta situarse en 370 millones de euros.

Según la consultora, las hamburgueserías obtuvieron unas ventas totales de 940 millones de euros, un 6,8% más que en 2004, año en el que este mercado creció un 6,4%. Por su parte, las pizzerías crecieron un 3,9%, hasta los 535 millones de euros. Estos datos contrastan con los de 2004, año en el que las ventas cayeron un uno por ciento. Finalmente, el segmento encuadrado en “otros establecimientos”, fue el que más creció, concretamente un 20,6%, lo que se tradujo en una facturación de 205 millones de euros.

Por modalidad de negocio, DBK señala que el mercado generado por los locales franquiciados ascendió a 1.350 millones de euros. No obstante, añade la consultora, éstos han perdido cuota de participación con respecto a los establecimientos propios, que facturaron setecientos millones de euros y han pasado de representar un 34,1% de mercado frente al 32,6% del ejercicio anterior.

Gran concentración
DBK contabilizó en 2005 un total de 3.265 establecimientos de comida rápida y a domicilio, 170 locales más que en 2004. La mayor parte de los restaurantes se explotaban en régimen de franquicia: 2.335 frente a 930 locales propios. Asimismo, el mercado de la comida rápida presenta una elevada concentración, ya que las cinco primeras cadenas: McDonald’s, Telepizza, Burger King, Pans & Company y Pizza Hut (Yum!) tienen una cuota de mercado del 67,9%, un 79,1% si se consideran las diez primeras empresas.

El segmento de las hamburgueserías contaba en 2005 con 880 restaurantes, cuarenta más que en 2004. Los dos grandes: McDonald’s y Burger King agrupan en ochenta por ciento de los locales. En cuanto al número de pizzerías, al cierre de 2005 se contabilizaban alrededor de mil, con quince aperturas a lo largo del año. Este segmento está liderado por Telepizza, en primer lugar, y Pizza Hut. En conjunto, las cinco primeras cadenas acaparan en 85% del mercado.

Las bocadillerías, con 950 locales, y otros establecimientos (420 locales) contabilizaron en 2005, respectivamente, setenta y cinco y cuarenta aperturas. Estos dos segmentos son los que mayor número de cadenas han creado en los últimos años.

Un crecimiento notable
DBK pronostica que, al menos en los próximos tres, años las cadenas de comida rápida y a domicilio experimentarán crecimientos de entre un seis y un ocho por ciento, lo que en 2008 podría traducirse en una facturación de unos 2.500 millones de euros. El segmento de otros establecimientos (los que no son ni bocadillerías, ni pizzerías ni hamburgueserías) seguirá siendo el que más crezca, entre un catorce y un dieciocho por ciento, hasta los 240 millones de euros en 2006.

Por su parte, las bocadillerías podrán crecer este año entre un ocho y un diez por ciento, hasta los cuatrocientos millones. En lo tocante a las hamburgueserías, se espera que al final del presente ejercicio alcancen unas ventas por valor de mil millones de euros, mientras que las pizzerías podrían facturar unos 550 millones, lo que significaría un crecimiento del tres por ciento.

La consultora pronostica también que las estrategias de expansión nacional de las principales enseñas y la implantación de nuevas marcas propiciarán un aumento de la rivalidad. Asimismo, las cadenas, con el fin de revitalizarse, continuarán con importantes renovaciones en la gama de productos y en la modernización de sus instalaciones. DBK constata que muchas cadenas de dimensión mediana planean su salida al extranjero como fórmula para aumentar su tamaño.