Una apuesta por la inserción laboral y la sostenibilidad

Esta firma cuenta con un 60% de trabajadores en proceso de inserción laboral y principalmente presta servicio a otras organizaciones sociales, si bien planea llegar a colectividades a medio plazo. En 2011 ha facturado alrededor de los 240.000 euros.

La Administración Pública, que en un principio era un cliente recurrente, ha pasado a tener un papel muy reducido en la facturación de Madretierra. “Sobre todo trabajamos para ONG’s, fundaciones, empresa privada y particulares”, aclara Aicha Belassir, coordinadora de la Fundación Semilla. Desde 2006, han conseguido ir creciendo, con un techo de facturación en 2008 de 235.000 euros, que en 2009 y 2010 fue inferior y en 2011 superó ese techo ligeramente, con 240.000 euros. Belassir achaca el estancamiento, claro está, a la crisis. “Sin embargo – matiza – hemos crecido en número de servicios cada año, aunque más baratos”.

Madretierra cuenta con dos furgonetas de reparto y todo el material necesario para dar servicios de catering para eventos de hasta trescientas personas. En cuanto a la cobertura geográfica, cubre toda la Comunidad de Madrid y, puntualmente, otras provincias cercanas. “Alguna vez nos hemos desplazado más, pero no es lo normal ni lo más eficiente”, afirma la portavoz de la empresa.

Y como el leit motiv de la Asociación ha sido y es la capacitación e integración de colectivos en riesgo de exclusión social, existe una Escuela de Restauración y Cocina con jóvenes de entre 16 y 18 años, que realizan parte de su formación práctica directamente en Madretierra. Tras la experiencia en el catering hay algunos que pasan a trabajar para otras empresas con las que la Fundación Semilla mantiene acuerdos de colaboración: Hoteles NH o el Grupo Cantoblanco…
Para el suministro de productos a sus cocinas, confían en varias empresas, según Belassir: “Trabajamos con diferentes proveedores de productos ecológicos. Por nuestro compromiso con la economía social y sostenible, primamos la relación con los productores directamente, siempre que sea posible por cantidades, precio y distribución. También contamos con algún distribuidor general de productos ecológicos para productos en pequeñas cantidades. Otro de los aspectos fundamentales del proyecto son los productos de comercio justo. Normalmente trabajamos con la improtadora Ideas S. Coop.”. Respecto a las dificultades de suministro, Belassir asegura que “fundamentalmente pasan por cantidades mínimas para una distribución directa”. Como catering, no poseen ninguna certificación de comercio justo o ecológico, pero sí sus proveedores. JRN