Una fiesta de amistad

Escucharon de Amparo Fernández que la gastronomía es un factor clave del futuro desarrollo del turismo, como si los congresistas no lo supieran. Escucharon que los recursos humanos es un valor en alza en la hostelería, como si los restauradores no lo practicaran; escucharon lo mal que va a ir la economía, como si no lo estuvieran padeciendo los interesados.

Y muchas cosas más, interesantes, que servían de hilo de conversación y discusión a lo largo de los tres días congresuales.

Pude comprobar que los hosteleros son gente inquieta, emprendedores, que hablan y piensan del presente y del futuro. Y que saben comer porque el Congreso fue, ante todo, una fiesta de amistad. Y la amistad no se concibe sin comer, beber y hablar de lo suyo.