“Una marca en foodservice significa algo más que un producto, es innovación, calidad y servicio”

Una de sus primeras reuniones con la Administración fue precisamente para colaborar en la mejora de los datos elaborados por el Ministerio de Agricultura que luego se ofrecía a la sociedad.
Los cambios de hábitos han provocado un crecimiento muy importante del mercado en él, y esa evolución sigue empujando al sector. La dificultad de crecer en retail, cada vez más concentrado y con un consumidor que ha evolucionado mucho en los últimos diez años, favorece el nacimiento de estrategias para desarrollarse en el canal horeca.
En la actualidad diecinueve empresas conforman el Club Greco: Bel Foodservice, Bonduelle Food Service, Calvo Distribución, Campofrío, Corporación Alimentaria Peñasanta, Findus Food Service, Florette, Gallina Blanca, Kellogg, La Masía, Maheso, McCain, Nestlé Professional, Nutrexpa, Pescanova, Sara Lee y Unilever Foodsolutions. La asociación aspira a convertirse en un referente del foodservice en España, dinamizando, aglutinando y compartiendo el conocimiento del mercado.

¿Cuáles son sus principales actividades y qué avances que se están logrando con ellas?
Todas las inquietudes de las empresas de Club Greco van encaminadas a mejorar el servicio a sus clientes, y sus prioridades se centran en la cadena de valor de todo el proceso. Esta cadena empieza con el conocimiento de las necesidades de su demanda, siguen con una máxima calidad e innovación en la oferta, luego con una buena gestión de suministro y termina con el feedback de los clientes para mejorar el proceso.
Otra gran prioridad para las empresas de Club Greco es la profesionalización del sector. Muchas empresas están apostando por este nuevo canal para la adaptación de su cartera de productos, pero es un canal que no sólo es nuevo para muchas de estas empresas sino que está en fase de crecimiento y transformación. La profesionalización debe estar en todos los ámbitos de la cadena de suministro y nuestra vocación desde Club Greco es la de liderar este proceso en el ámbito de los fabricantes y participar en todas las iniciativas que contribuyan a este desarrollo en el resto del sector, que en definitiva redunda siempre en beneficio del consumidor final. Bajo estas premisas, impulsamos un conjunto de actividades centradas sobretodo en el conocimiento del mercado, participando en encuentros con los representantes de la restauración social y comercial o con la Administración. La interacción con la comunidad pedagógica, escuelas de negocio y hostelería y encuentros con empresas de RRHH y asociaciones homólogas del resto de Europa es también una de nuestras actividades más recientes. Además, también colaboramos con los Institutos de Mercado, aportándoles nuestro conocimiento. Bajo el objetivo general del conocimiento del mercado del foodservice, Club Greco se estructura en una serie de comisiones temáticas, que trabajan los diferentes ámbitos aprobados por la Junta, a la que pertenecen todos los asociados.

Quince años empeñados en mejorar las relaciones de los proveedores marquistas con la hostelería ¿Cuáles son los logros obtenidos en ese período tanto a nivel de los socios como de sus targets?

Hemos logrado que las compañías tradicionales de gran consumo entiendan que este canal tiene sus propias reglas de juego y que los fabricantes tenemos que adaptar nuestra forma de desarrollar productos y de llegar al cliente de una manera especifica del Foodservice. Esta apuesta ha redundado en beneficio de todos, ya que la hostelería ha participado de las mejoras en procesos y desarrollos de productos específicos que de otra manera hubiera sido difícil de conseguir.
Hoy las empresas de hostelería creo que entienden que una marca en foodservice significa algo más que un producto. Significa innovación, calidad y servicio.

Siendo la hostelería un mosaico de formatos, tamaños y conceptos, ¿cómo logran implementar políticas comerciales que convengan a cada subsector o actividad?
Para definir una buena política comercial tienes que entender cómo funciona la cadena de suministro de cualquier mercado. Este es un canal muy desestructurado y por lo tanto, ésta es una de las grandes cuestiones a resolver por parte de los fabricantes. El Club GRECO ha ayudado y ayuda a comprender mejor el canal y su estructura. A partir de aquí, cada compañía tiene definir su estrategia y no hay necesariamente una única estrategia correcta.

¿Qué opina el GRECO del canal de distribución y su estructura actual?
La estructura actual es compleja, pero es algo con lo que hay que contar; hay que aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece. Cada empresa decide cómo debe llegar al cliente en base a una serie de criterios como por ejemplo el propio producto ofrecido o la dificultad de acceso. A pesar de todo, estamos convencidos de que la distribución/logística será una de las grandes áreas de cambio en los próximos años. Estamos muy lejos de otros modelos que funcionan en el resto de Europa y seguro que, cómo mínimo en los segmentos más organizados, vamos a tender hacia soluciones más integrales y de ámbito nacional.

¿Cuál es la situación actual de la marca blanca en hostelería?
Marca blanca en retail y en hostelería significan cosas muy distintas y responden a situaciones de mercado (necesidades, estrategias, precios, clientes y compradores) muy diferentes. Pero hay algo común: el nivel de innovación, calidad y servicio que ofrecen las marcas de los elaboradores de alimentación y bebidas son mayores al de las marcas blancas de la distribución.

La recesión actual hace que el cliente final vuelva a mirar hacia el retailing y su oferta, ahora, de productos de conveniencia ¿esa tendencia puede retrasar la progresiva penetración de los productos ad-hoc para hostelería?
Creo que la oferta en retail y en hostelería pueden tener algunos puntos en común, pero son soluciones distintas para necesidades distintas. La vuelta al retailing es más hacia lo “hecho en casa” que hacía lo convenience. Es lógico que el consumidor, en la situación actual, tome decisiones de control del gasto que afecten a su ocio y a su consumo fuera del hogar. Sin embargo, somos optimistas y pensamos que el consumidor volverá a consumir fuera del hogar una vez salgamos de la crisis actual. Lo que deberemos analizar es como será este consumidor en el futuro, ya que probablemente será diferente al de antes de la crisis.