Una para todos y todos para una

Ha sido la primera, de la última era, que ha cobijado a todos los expositores en el flamante recinto de l ´Hospitalet. Una para todos.

Atrás queda el viejo e inolvidable Montjuic y llega un recinto de alta competición, donde el business game reina en todos los pabellones, con unos expositores que, una vez más, llegaron sumamente preparados. Cierto es que hubo importantes ausencias; pero los que asistieron tuvieron tan brillante papel, que esto llevó, a los visitantes a olvidarlas.

Y si la oferta no fue completa, sí lo resultó la demanda. Incertidumbre que agobiaba a los organizadores. Pero no fallaron. Además de una presencia internacional sin parangón, los responsables de compras de las empresas españolas no faltaron a la cita. Negocios en los stands y negocios en los pasillos, que se están erigiendo como un buen lugar para apostarse y asaltar a los clientes. Fue la respuesta de todos para una: Alimentaria.

Negocios en las salas, negocios en las demos, con un insuperable Cocinero del Año que ha dejado a los chefs mediáticos de BCN Vanguardia meditando si el fondo que atesoran los participantes en aquella competición supera las virtudes de los grandes velocistas que compiten en la prueba que lleva siglas de la Ciudad Condal.