Víctor Reina, el alma de Wriasko

Es, por ejemplo, el caso de Víctor Reina, un joven cocinero que pese a no haber cumplido aún los treinta años, cuenta ya con una dilatada experiencia a sus espaldas.

Porque Víctor Reina es en este momento quien responde de la cocina del restaurante Wriasko, desde dos vertientes: la de chef y al de propietario, en una aventura que emprendió hace unos dos años –corría el 2009-, como unos pocos ‘locos’ aún a despecho de la crisis económica que por aquellos días ya se había asentado en nuestro país. Antes de decidirse a ello, Reina había desempeñado su trayectoria profesional en otros múltiples emplazamientos.

Así pues, la trayectoria profesional de Reina se inició en el Hotel La Residencia de El Viso, en Madrid, después de haberse formado en el Instituto María de Zayas en la especialidad de cocina. Ya en su primera aventura profesional, en la que ejerció como segundo jefe de cocina –a pesar de haber empezado como ayudante-, comenzaba a asumir responsabilidades, como por ejemplo la que atañía directamente al trato con proveedores.

Después de esta experiencia, Reina siguió desarrollándose como profesional en otras empresas como el restaurante La Farola, Entretapas (en Las Rozas), Ars Vivendi (en Majadahonda), el campo de golf La Dehesa de Albatros o el restaurante La Torre (en Valdemorillo), el paso previo antes de llegar a su emplazamiento actual.

Puede decirse que con Wriasko, Víctor Reina encontró su sitio. En pleno centro de Majadahonda, Reina sorprendía con la recreación de su propio universo culinario, fruto de una ávida curiosidad y de un carácter autodidacta. La mejor carta de presentación para conocer a este madrileño que, de pequeño, soñó con convertirse en “amo de casa” para ayudar a su madre. Lo consiguió pero cambió el hogar familiar por un acogedor restaurante en el que ejercer como el genial cocinero y anfitrión que es.

Cien por cien personal
Su cocina es creativa y cien por cien personal. Si hubiera que hablar de algunas de sus características, podría decirse que le apasionan carnes ‘exóticas’ como el jabalí o el canguro, convertidos en platos estrella. Pero también los guisos, los arroces y pescados como su famosa hamburguesa de emperador. Muy original. Algunos de sus platos emblemáticos, que no han variado a lo largo del tiempo son, por ejemplo, la ensalada Karácter, uno de los primeros platos que creó con quince años.

Entonces ¿qué le depara el futuro a este prometedor chef? “Seguir trabajando duro para que Wriasko sea una referencia en el panorama madrileño y se mantenga como esa rara perla de Majadahonda que ha conquistado a una amplia clientela”.

El perfil
Víctor Reina nacio el 30 de octubre de 1982.
Decidió hacerse cocinero para ayudar a su madre en los fogones. Aunque su formación se desarrolló en el Instituto María de Zayas de Majadahonda, tiene gran parte de autodidacta.
Algunos de sus platos emblemáticos no han variado a lo largo del tiempo. Por ejemplo, la ensalada Karácter, una de las primeras recetas que creó con quince años.

En 2004 asistió a la Feria Gastronómica del Mediterráneo.

J. Isabel Cano