Vino a vino, copa a copa

Una nueva forma de entender el consumo del vino asienta entre los aficionados de nuestro país. El servicio del vino por copas tanto en restaurantes como en establecimientos especializados permite al consumidor aproximarse en cada ocasión al vino que mejor se relaciona con los distintos platos de su menú o con sus deseos en cada momento concreto.

RHace poco más de un lustro, en el Reino Unido y los Estados Unidos, comenzó a generalizarse un tipo de establecimientos que por entonces podían parecer una concesión al esnobismo, pero ahora se nos descubren como uno de los grandes avances acaecidos en el mundo del vino.

Se trata de los llamados wine bar, establecimientos de hostelería en los que el vino abandona su condición de acompañante para convertirse en protagonista absoluto. Los wine bar -que en nuestro país han tomado en muchas ocasiones la forma de “tabernas ilustradas”- sustituyeron el servicio de la botella por el del vino por copas. Para hacerlo pusieron en circulación un aparato que desde entonces ha comenzado a parecernos imprescindible en los lugares que más respetan y mejor sirven el vino, los dispensadores de vino, ingenios que sustituyen en la botella abierta el oxígeno por nitrógeno (gas inerte), lo que permite al vino restante mantenerse en óptimas condiciones.

El servicio del vino por copas nos ha abierto las puertas de un universo nuevo para los aficionados. Un mundo donde cada una de las elaboraciones culinarias de nuestro menú en el restaurante puede ser acompañada por el vino mejor capacitado para potenciar y modular sus cualidades organolépticas con todas las garantías. Una nueva forma de entender el consumo a la que cada vez se suman más establecimientos hosteleros de prestigio y nos permiten a los amantes del vino gozar en cada ocasión del mejor de los vinos posibles.

La producción comunitaria de vino cayó en más de un 8% en 2007
Durante el año pasado se produjeron en los países comunitarios 159,5 millones de hectolitros, más de un 8% menos que en año anterior, según datos de la Organización internacional de la viña y el vino (OIV). Los mayores productores, Francia, Italia y España, respectivamente, son los que se han visto más sensiblemente afectados por esta bajada con 147,5 millones de hectolitros, cuando por ejemplo en 2002 fue de 150,8 millones. Francia produjo 46,2 millones de hectolitros (-11%), Italia, 43,5 millones (-12%) y España ha registrado 36,5 millones (-5%).

Pernod Ricard apuesta por aumentar la producción en Rioja
El grupo francés de bebidas espirituosas ha previsto aumentar en un 25% su producción en la Denominación de Origen Calificada Rioja a medio plazo, para atender la demanda externa de estos caldos. Según informa la agencia Efe, de los 63,5 millones de litros vendidos por su división Domecq Bodegas (20% de la facturación del grupo), unos 30 millones corresponden al origen riojano (Campo Viejo, Ysios, Juan Alcorta, Age). Los representantes de la compañía prevén también en un futuro impulsar sus bodegas de Ribera del Duero (Tarsos), Rueda (Aura) y Ribeiro (Alanís).

Bodegas Terras Gauda incrementó un 23,6% sus ventas
El grupo vitivinícola gallego Terras Gauda incrementó un 23,6% la comercialización de sus vinos el pasado año logrando una cifra de negocio de 9 millones de euros, un 17% superior a la del año anterior. Especial relevancia tuvieron las exportaciones. Terras Gauda, presente en más de treinta mercados internacionales, vio cómo aumentaban en un 18%. El pasado año, el grupo apostó por la diversificación al adquirir el 75% de A Rosaleira, una conservera gallega de productos gourmets. También forman parte del grupo desde 2002 las Bodegas Pittacum, situadas en el Bierzo leonés.

Abada Retuerta presenta sus pagos en Barcelona
La bodega vallisoletana Abada Retuerta presentó en el restaurante El Principal del Tragaluz de Barcelona sus cuatro vinos de Pago: Pago Negralada 2004, Pago Gardua 2005, Pago Valdebelln 2005 y Petit Verdot 2005. Al acto asistieron 120 clientes de la bodega, sumilleres y personal de la distribución que tuvieron ocasión de catarlos junto a oros vinos. La cata fue dirigida por Joaquín Gálvez.